El Secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, hizo un llamado a la Secretaría de la Función Pública para que impulse el servicio profesional de carrera del sector público, de manera que la administración actual aproveche la experiencia y conocimiento técnico de los servidores públicos.

Agregó que es necesario “sopesar” el impacto que tendrá el recorte salarial en la eficiencia de los funcionarios públicos, particularmente asumiendo que la prioridad de la administración actual es mantener el combate a la corrupción.

“Aquí, la cuestión de la integridad no debe ser incompatible con la austeridad (...) porque si queremos ahorrar mucho, lo que puede pasar, es que el sistema no responda y se pueda volver ineficiente”, advirtió el secretario general de la OCDE.

De visita en México, y ante la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, el secretario  consignó que la profesionalización y concientización de la ética e integridad de algunos servidores públicos podrían preservarse.

Con motivo de la presentación de dos informes de seguimiento sobre la Integridad en México y la Reforma de CompraNet, el secretario de la OCDE admitió que nuestro país continúa enfrentando “enormes desafíos”, como pobreza, desigualdad y violencia.

Sentenció que “si México no logra fortalecer la integridad y abatir la corrupción, difícilmente podrá terminar con otros desafíos como la violencia, ni aspirar a un mayor desarrollo”.

Apuntalar confianza

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, comentó que la confianza de la sociedad en los estados se ha erosionado de forma enorme.

Aunado al poco o nulo crecimiento de las economías; el aumento de la desigualdad y “la falta de integridad suele sumar una gran crisis desde el punto de vista de la confianza en el estado”.

Por ello, consideró que la reforma del 2015 que dio origen al Sistema Nacional Anticorrupción es una piedra angular para que México aplique y avance en políticas anticorrupción y aporte un enfoque estratégico a la integridad.

“Un enfoque estratégico que debe venir impulsado por una consulta pública, donde permita la discusión de la política anticorrupción, que involucre a la academia, la sociedad civil, a las cámaras empresariales, pymes y grandes empresas gremiales, instituciones públicas y expertos”, dijo.

[email protected]