Algunas empresas multinacionales requieren de personal en varias partes del mundo, por lo cual una oportunidad laboral en otro país podría presentarse pero, ¿a qué ciudades sería más costoso mudarse?

En todo el mundo, factores como la inestabilidad de los mercados inmobiliarios, la baja inflación y la fluctuación de los precios de bienes y servicios han tenido un gran impacto para que las empresas operen en diferentes ciudades del mundo, específicamente en Hong Kong, Tokio y Zurich, las cuales son consideradas las más costosas del mundo para albergar a trabajadores no nativos.

Un estudio de Mercer revela que Hong Kong desplazó a Luanda para posicionarse en el primer puesto como la ciudad más cara del mundo en costos de vida. Tokio y Zurich ocupan el segundo y el tercer puesto, respectivamente, Singapur se ubica en la cuarta posición, ascendiendo un lugar con respecto al año pasado y Seúl queda en el quinto puesto. Esto significa que cuatro de las cinco ciudades más caras del mundo ahora son asiáticas.

De acuerdo con la Encuesta de Costos de Vida de la firma Mercer, Ciudad de México y Monterrey son las únicas urbes de Latinoamérica que ascienden su posicionamiento dentro del ranking.

“La Ciudad de México, que se ubica en el puesto 157, ascendió 20 lugares, mientras que Monterrey se posiciona como la ciudad número 193 (escalando 10 puestos frente al año anterior), debiéndose, principalmente, a la inflación en los índices de precios y a la apreciación de su moneda en el mes de marzo, momento en que se lleva cabo la edición del estudio”, refiere la firma.

Por su parte, las ciudades estadounidenses cayeron en el ranking, debido a una constante mejora de la economía europea, lo que provocó una caída del dólar estadounidense frente a otras monedas importantes en todo el mundo e hizo más asequibles a estas urbes.

Nueva York descendió cuatro lugares hasta llegar a la posición 13, la ciudad más cara de la región. San Francisco (28) y Los Ángeles (35) descendieron siete y 12 lugares, respectivamente, con respecto al año pasado, mientras que Chicago (51) cayó 20 posiciones.

“Consolidar una fuerza laboral global, móvil y ágil , es uno de los grandes retos que tienen los líderes de las organizaciones, para entregar las capacidades globales necesarias, que faciliten la disrupción en nuevos modelos de negocios, crecimientos en economías influyentes así como la transformación del futuro del trabajo a nivel mundial”, dice Melissa Mata Sardi, directora de Consultoría y líder de Movilidad de Talento para Mercer Latinoamérica.

Asimismo, Melissa refiere que, del comportamiento en el ranking de este año en la región de Latinoamérica, la mayoría de las ciudades figura con un descenso importante dentro del listado, logrando predominar como una de las regiones con metrópolis más económicas para colaboradores de trasnacionales.

La especialista explica que esto se debe mayormente a una combinación de devaluación de moneda y comportamiento moderado de la inflación frente al 2017, sobre más de los 200 productos analizados por el estudio de Mercer.

En los países de América del Sur, las ciudades de Brasil, Argentina y Perú mostraron descensos importantes dentro del ranking; sin embargo São Paulo (58) sigue posicionada como la ciudad más costosa, a pesar de haber caído 32 lugares con respecto al año pasado.

En tanto, aunque la mayoría de las ciudades canadienses experimentó un descenso en el ranking, la más cara en términos de vida, Toronto (109), escaló 10 lugares, debido a un aumento en los costos de alquiler de vivienda para colaboradores. Vancouver (109) cayó dos posiciones, mientras que Montreal (147) y Calgary (154) descendieron 18 y 11 puestos, respectivamente.

¿A los trabajadores les depara un futuro móvil?

El envejecimiento de la población, la escasez de habilidades y la incertidumbre política y económica hace que la creación de nuevos puestos de trabajo esté en una situación crítica, por lo cual los trabajadores podrían esperar un futuro laboral centrado en el talento móvil o en absorber los costos de mudar a sus colaboradores.

“Con los avances tecnológicos y la importancia de una fuerza laboral conectada a nivel global, la incorporación de talento sigue siendo un componente esencial de la estrategia de negocio de una organización multinacional”, explica Ilya Bonic, presidente de la práctica de Career de Mercer.

“Si bien una fuerza laboral móvil permite a las organizaciones lograr una mayor eficiencia, aprovechar el mejor talento y alcanzar una mayor rentabilidad con los proyectos internacionales, la volatilidad de los mercados y la desaceleración del crecimiento económico en numerosas partes del mundo les exige evaluar cuidadosamente los paquetes de compensación para trabajadores”, agrega.

[email protected]