Las personas físicas con seguros de gastos médicos y salud, planes personales de retiro, aportaciones voluntarias, entre otros, cuentan con beneficios fiscales, como la deducción de impuestos, aseguró la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

En este sentido, la AMIS advirtió que los seguros generan ahorro al bolsillo, pues en lugar de que el desembolso por gastos médicos u hospitalarios esté a cargo de las personas, de éstos se encargará una aseguradora.

En un comunicado, afirmó que estos beneficios fiscales aplican en los seguros de gastos médicos y de vida que las empresas otorgan a sus empleados.

Detalló que la deducción del seguro de gastos médicos y de salud para personas físicas se considera dentro del límite de las deducciones personales, es decir, hasta 15% de los ingresos, incluyendo aquellos por los cuales no se paguen impuestos.

Al respecto, el director general de la empresa, Recaredo Arias, subrayó que “el seguro médico garantiza los recursos económicos para el tratamiento especializado de algún padecimiento severo”.

“A través del seguro de gastos médicos y de salud se incentiva el apoyo a la seguridad social, ya que dispersa la atención en salud y con ello se logra un mejor aprovechamiento de los recursos públicos destinados a este sector, lo que implica una optimización en la demanda de los servicios públicos”, apuntó.

Respecto a las aportaciones voluntarias para el retiro o los planes personales de retiro, que están diseñados para impulsar el ahorro a largo plazo y así brindar recursos al titular al llegar a los 65 años, la deducción puede llegar a 10% de los ingresos.

Indicó que se debe tener en cuenta que, para la declaración anual de personas físicas, se podrán considerar las aportaciones realizadas entre enero y diciembre del ejercicio fiscal anterior, todo ello basado en el artículo 151 de la LISR”, afirma el director de la AMIS.

Es importante comentar que, con los planes personales de retiro, al llegar a la edad de 65 años el titular recibe el ahorro realizado más los rendimientos generados y sin retención del Impuesto sobre la Renta (ISR) hasta el equivalente a 2 millones 646,259 pesos.

En el caso de las cuentas personales especiales para el ahorro (CEA) y contratos de seguro que tengan como base planes de pensiones relacionados con la edad, jubilación o retiro, se puede deducir hasta 152,000 pesos anuales, de acuerdo con en el artículo 185 de la LISR.