El regreso a clases se acerca, pero en está ocasión será diferente comparado con años anteriores, ya que los estudiantes deberán tomar clases desde casa debido al confinamiento por el coronavirus.

Para este ciclo escolar 2020-2021, miles de estudiantes de educación básica deberán tomar clases con el apoyo de la televisión, radio, libros de textos y cuadernillos especiales. Previo al regreso a las aulas y para mejorar el rendimiento de los alumnos, expertos señalaron la importancia de acondicionar los espacios que hay en casa para convertirlos en lugares óptimos para estudiar y trabajar.

Muchos de los hogares no estaban preparados para estas nuevas actividades como el home office o el home schooling, por ello, las familias están recurriendo a la mejora de sus espacios por medio de la remodelación y renovación como la pintura, compra del mobiliario o equipo electrónico necesario, afirmó Claudia Garibay, experta en color PPG Comex.

El costo promedio para la renovación de espacios en el hogar puede variar dependiendo de las dimensiones de la o las habitaciones, el tipo de recubrimientos y productos que se utilizarán para la intervención.

Para la experta de Comex, si hay más presupuesto, se puede recurrir a completar el ambiente con accesorios lindos y si es posible hasta un cambio de muebles. Este acondicionamiento oscila entre 1,500 hasta 15,000 pesos; ello dependerá en gran medida que tanto inviertan los padres en pintura, muebles u otro tipo de aditamentos.

A su vez, Marco Torres, gerente de Operaciones de la plataforma inmobiliaria Homie.mx, insistió en que se deben analizar los espacios con los que se cuentan en casa, ya que el horario de clases se empalmará con el horario de trabajo de los padres, por lo que es necesario que ambas partes tengan sus lugares divididos para poder hacer sus respectivas actividades.

Caminito de la escuela

De acuerdo con la experta de Comex, antes de hacer cambios en su hogar, hay que observar cómo está distribuido teniendo en mente que debe ser un espacio versátil y multifuncional para que los pequeños, y no tan pequeños, puedan trabajar.

Como parte de estas adecuaciones se deben analizar factores como la compra o adaptación de mobiliario, la pintura, la iluminación, el equipo tecnológico con el que se cuenta y evitar distractores como televisores o juguetes.

“Después de observar detenidamente el espacio, hacer una limpieza a fondo y poner orden, entonces viene la parte de transformar y mejorar ese espacio. Mientras más lejos estemos de la cama cuando se estudie o trabaje, mejor”, puntualizó.

Una vez elegido el lugar que fungirá como centro de estudio, lo recomendable es aplicar colores que estimulen a los niños a hacer más fáciles las tareas, por ejemplo, los azules ayudan a pensar con claridad, los verdes hacen sentir cómodos y relajados, mientras que el rojo es un color que activa y ayuda a mantener alerta.

Respecto a la iluminación, Garibay indicó que es básico contar con la luz y ventilación correcta, ya que la entrada de luz natural se vuelve inminente para la salud física y mental.

“En caso de no contar con ventanas suficientes o cortinas que quitar para permitir la entrada de luz, hay que echar mano de la luz artificial; colocar lámparas adicionales o luces dirigidas al techo para el rebote de la luz y cambiar los focos es una buena idea”, afirmó.

A su vez, el gerente de Operaciones de Homie indicó que también se debe revisar el paquete de Internet en casa, el cual debe ser adecuado para que niños y papás tengan la velocidad suficiente para hacer tareas y trabajar.

De igual forma se debe revisar el equipo tecnológico con el que se cuenta, como computadoras, tabletas o cualquier otro dispositivo, que ayude a los menores a tomar sus clases o realizar sus tareas.

“Que cuente con un equipo de cómputo con las funciones necesarias para que pueda hacer sus tareas o trabajos, incluso se conecte en línea para videollamadas con sus profesores a través de cualquier plataforma educativa que designen las instituciones”, precisó.

Respecto al tema del mobiliario, Torres puntualizó que es necesario destinar muebles específicos como un escritorio, una mesa especial, un pupitre o sillas especiales para que los niños puedan sentarse a estudiar.

[email protected]