Comprar en línea es una manera en la que los consumidores tienen la posibilidad de adquirir diferentes productos y servicios desde la comodidad de su hogar, al momento y durante las 24 horas del día.

En este sentido, un estudio de la Asociación de Internet MX arrojó que durante el 2018 la tarjeta de crédito mantuvo la preferencia al momento de realizar compras en línea al igual que la tarjeta de débito, con 65% cada una.

Sin embargo, los fraudes en línea o reclamaciones por cargos no reconocidos también son elementos que impactan a los usuarios que realizan este tipo de compras, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), durante el primer semestre del 2019, las quejas por fraude cibernético aumentaron 35% respecto al 2018.

Actualmente existen diferentes medidas que protegen sus plásticos a la hora de realizar una compra en línea, Visa y Mastercard no son la excepción, ya que cuentan con programas que ayudarán a que sus compras sean más seguras. Se trata de Verified by Visa y Mastercard SecureCode.

Ambos programas tienen el objetivo de blindar las compras en línea que los usuarios realicen con su tarjeta por medio de un PIN adicional, que ayuda a garantizar que el propietario legítimo de la cuenta realice la compra, por lo que si su plástico se extravía o es robado, el código de verificación, ubicado al reverso servirá de poco, ya que el PIN adicional será la llave para completar sus compras en línea.

Para ubicar qué comercios en línea cuentan con dichos programas, revise que dentro del sitio donde piensa realizar su compra cuente con la insignia correspondiente a los programas referidos.

“Nuestro objetivo es hacer que las transacciones en línea sean tan seguras, rápidas y convenientes como las compras que se realizan en una tienda física”, indicó Visa.

Registro en un dos por tres

En dichos programas es importante que se comunique con su banco para registrar su plástico en el programa, o bien, a través del sitio web de la entidad.

En ambos casos, deberá de registrar los datos de su tarjeta de crédito o débito: número de tarjeta, fecha de vencimiento, su nombre tal como aparece en el plástico y los tres dígitos de verificación que se encuentran al reverso.

Dependiendo de la institución financiera que expide la tarjeta, pueden solicitar algún otro dato como el RFC”, agregó la Condusef.

El proceso continúa al crear su PIN adicional, una pregunta secreta por si olvida el PIN, y un mensaje personal.

El PIN se le solicitará al momento de realizar cada compra, con esto se confirmará su identidad. Tome en cuenta que dispone de una cantidad limitada de intentos para ingresar el PIN.

En caso de que sea olvidado, le solicitarán la respuesta a su pregunta secreta. En caso de tampoco recordarla le pedirán una forma distinta de pago, además de que tendrá que comunicarse con su banco.

Respecto al mensaje personal, éste es creado por el titular al momento del registro y sirve para que a la hora de hacer una compra, identifique que es su banco quien está solicitando su contraseña.

“Si el mensaje que aparece en la casilla de verificación (donde piden su contraseña) es incorrecto, no ingrese sus datos y llame de inmediato al número telefónico que aparece en su tarjeta, para informar de un posible fraude”, aseveró la Condusef.

Bancos también contribuyen

Otra alternativa que le facilitará realizar transacciones en línea son las tarjetas digitales que algunos bancos brindan dentro de sus aplicaciones, éstas cumplen la misma función de proteger tanto sus cuentas, como sus compras.  Para activarlas es necesario contar con la app de su banco.

Estas tarjetas no ponen en riesgo su plástico original ya que se generará un número de tarjeta distinto al suyo, de igual forma el código de seguridad que se encuentra al reverso será dinámico, es decir, por cada compra que llegue a realizar, éste cambiará.

[email protected]