En nuestra pasada colaboración, mencionamos que para poder tener más y mejores cosas hoy, así como alcanzar nuestros objetivos futuros, de acuerdo con nuestro nivel de ingresos, es importante aprender a ser consumidores inteligentes. A continuación complementamos nuestra lista de consejos prácticos que nos permitirán lograrlo:

1- Hacer una lista de compras antes de salir al mercado o al supermercado y apegarse a ella por completo. Nos hará disciplinados y compraremos sólo lo planeado o lo que necesitamos, reduciendo las compras de impulso.

Es importante que planeemos las compras de comida y de supermercado de manera semanal, particularmente los días con mayores ofertas y que no regresemos hasta el siguiente periodo.

2- Aprovechar las ofertas de fin de temporada, teniendo en mente nuestras necesidades. En las baratas, la gente gasta mucho bajo la idea de que están ahorrando . Además, en muchas ocasiones los artículos que se ofrecen en estas ventas son los sobrantes del año o los que quedaron maltratados, por lo que debemos asegurarnos de su calidad. Siempre es conveniente que tengamos bien pensado lo que necesitaremos comprar.

3- En donde sea posible, comprar por volumen. Muchas veces los descuentos que nos ofrecen directamente los fabricantes o los clubes de precios al comprarles por volumen pueden ser muy significativos. Podemos organizarnos con nuestros vecinos o familiares para adquirir de manera conjunta los artículos que consumimos regularmente.

4- Si somos de las personas que cuando cargamos dinero no podemos resistir la tentación de comprar, entonces simplemente no debemos portarlo.

Debemos guardar en la cartera en un compartimiento separado de donde llevamos el efectivo habitual, una cantidad pequeña para ser utilizada en casos de emergencia, así como una tarjeta con bajo saldo o bajo límite de crédito para emergencias.

5- Evaluar la calidad y durabilidad de los artículos que adquirimos. En muchas ocasiones lo barato sale caro, por lo que el precio no es el único parámetro a evaluar al adquirir un producto. Afortunadamente, la Procuraduría Federal del Consumidor nos ofrece una gran cantidad de herramientas que pueden ayudarnos a simplificar nuestra labor, como son: la Revista del Consumidor, su servicio telefónico gratuito 5568-8722 en el DF y área metropolitana (01800) 468-8722 en el interior, larga distancia sin costo y su página de Internet www.profeco.gob.mx

6- Tomar en cuenta que los productos más caros o los de la marca más famosa muchas veces no son los que ofrecen mayor calidad. Muchas marcas sustentan los precios altos en la fama que han adquirido, sin importar que existan competidores que ofrezcan una mejor relación costo-beneficio. De hecho, esta relación es la clave que debemos tomar en cuenta antes de adquirir cualquier bien.

7- Dar un buen mantenimiento a nuestros bienes, con el fin de conservarlos en óptimas condiciones en todo momento e incrementar su vida útil, un claro ejemplo de esto es nuestro automóvil, un buen servicio amplía su vida útil.

8- Elaborar productos en casa. Un buen pastel casero, por ejemplo, siempre será mejor que uno congelado. Las tecnologías domésticas ofrecidas por la Profeco también son de gran utilidad para esto.

Te invito a que me envíes tus preguntas, dudas y comentarios a través de mi página en Internet: www.planeatusfinanzas.com