¿De qué forma las emociones impactan en nuestras finanzas? Quizá podría parecer que no tiene relación alguna, pero tiene mucho que ver.

De acuerdo con Paola Murillo Calderón, especialista en educación financiera, las decisiones financieras que tomamos generalmente suelen estar influenciadas por el estado de ánimo, sin embargo es importante saber cuándo dichas decisiones pueden perjudicar su patrimonio.

A través de una emisión de Banca Explica, que realiza la Asociación de Bancos de México (ABM), la también psicóloga de la Universidad Iberoamericana detalló que cada persona va a tener una relación particular con sus finanzas.

Sin embargo, mencionó, existen factores que en ocasiones afectan las emociones y por lo tanto suelen tener un impacto en la toma de decisiones, para ello destacó el llamada “Efecto pasión”, en el cual dijo que los estados emocionales intensos pueden hacernos ajenos a nosotros mismos.

“Se siente como si hubiera pasado un torbellino que nos lleva y tomamos una decisión, compramos algo y después nos preguntamos: ¿por qué compré esto?”, enfatizó.

La especialista en educación financiera resaltó que no está mal darse “gustos” de vez en cuando, toda vez que siempre se tenga contemplado ese dinero dentro de su presupuesto y para ello ejemplificó cómo la euforia es una emoción que puede perjudicar su bolsillo.

Para ello dijo que una muestra es cuando alguien acude a un parque de diversiones en el que, la misma euforia e intensidad provoca que se realicen gastos o compras de artículos que posteriormente serán cuestionados.

“La emoción nos hace adquirirlos, si hubiéramos estado más tranquilos no los compramos”, dijo.

Otra emoción que puede tener un impacto negativo hacia sus finanzas es la tristeza, y para ello, Murillo Calderón destacó que generalmente cuando una persona se encuentra en dicho estado de ánimo, una salida fácil es a través de las compras.

“Hay conductas en las que ir de compras es muy frecuente, ¿realmente estamos resolviendo o manejando esta situación? o ¿podemos manejar de otra forma sin tener que recurrir a gastar nuestro dinero?”, comentó.

Para evitar esto, la especialista recomendó que existen otras alternativas en las que su bolsillo no saldrá afectado, por ejemplo, salir a entrenar y hacer ejercicio, una actividad para distraerse, leer su libro favorito o ver una serie, dichas actividades evitarán que realice compras por impulso.

El Efecto Fomo

La confusión es otra emoción que también conlleva a que una mala decisión perjudique sus finanzas, en este caso Paola Murillo habló sobre un caso reciente que se dio con la llegada de la pandemia y fue cuando en los supermercados las personas optaron por adquirir papel higiénico sin razón alguna.

“¿Por qué sucedió este fenómeno? En los estantes, el papel higiénico ocupa mucho espacio, empieza a generar esta confusión: ‘se están llevando todo, algo está pasando, entonces vamos a llevarlo también’”, comentó.

A este fenómeno se le puede atribuir como parte del Efecto Fomo (Fear of missing out) o miedo a perderse de algo. En estos casos, la especialista destacó que generalmente esto se da en situaciones cuando establece una moda en la que está prohibido poder perderse de algo.

El aburrimiento es otro factor que también interviene a la hora de tomar decisiones financieras ya que, de acuerdo con Murillo Calderón, al encontrarse en un estado de relajación, las compras por ocio pueden ser perjudiciales.

“¿Qué sucede cuando estamos en este estado? Estamos tan relajados que decimos: bueno ya por ocio, vamos a comprar, ¿qué podemos hacer para evitar caer en esto? Necesitamos ver cómo vamos a manejar nuestras compras y buscar actividades en las que podamos entretenernos”, agregó.

Otros factores que intervienen

De acuerdo con Murillo Calderón, además de las emociones también existen otros factores que intervienen en cómo se maneja el dinero y profundizó en dos: la historia familiar y el ensayo y error.

Por la parte de la historia familiar, la especialista en educación financiera destacó que la educación que se recibe desde casa influye de gran manera en el manejo del dinero.

“Esto influye si en el hogar se hablaba de dinero o no, si lo veíamos como algo positivo o negativo, si veníamos de alguna situación favorable y después se tuvo una crisis o al contrario”, dijo.

En lo que respecta al ensayo y error, Murillo dijo que esto se relaciona en cómo se usa el dinero día a día, si se gasta de más, si ahorra o no y generalmente esto se da desde la niñez a la adultez.

jose.ortiz@eleconomista.mx