La educación financiera es un pilar fundamental en la vida de las personas, tener estos conocimientos permite a los usuarios tomar mejores decisiones en diferentes productos y servicios, uno de ellos, el de la inversión. Estar mejor preparados y contar con más información en temas financieros ayuda a los futuros inversionistas a conocer mejor los diferentes instrumentos de inversión, que entiendan sus riesgos, además de que no se dejen engañar por empresas o personas que buscan aprovecharse para ganar dinero rápido, afirmaron especialistas en inversiones y educación financiera.

Durante el webinar “Educación financiera para invertir” realizado por El Economista, expertos destacaron la importancia de la educación financiera en la vida diaria y cómo ésta comienza a ser más relevante, ya quelas personas empiezan a comprender el impacto que tiene carecer de elementos básicos sobre finanzas y economía para una mejor toma de decisiones.

Jessica Serrano, directora de Educación Financiera y Fomento Cultural del Banco de México, destacó que el aprendizaje sobre educación financiera ha evolucionado, ahora esta asignatura ya no sólo se trata de temas de finanzas personales también empieza a incluir términos y conceptos económico-financieros, así como fortalecer sus habilidades y empoderar a las personas para que tengan una mejor toma de decisiones en cuestiones financieras.

“Mucha gente pregunta si debe incorporarse la educación económica-financiera en los programas de educación básica para que inicien desde edad temprana. La respuesta es sí y de hecho, la incorporación de esta materia debe verse como un elemento transversal”, comentó durante su participación.

A su vez, Juan José Mendoza, CEO de Peeptrade, una startup enfocada en educación financiera, afirmó que existen muchos retos en el tema de inversiones, desde aquellos que piensan que al depositar su dinero en un instrumento pueden hacer dinero rápido y fácil, hasta personas que se aprovechan de ello y que ofrecen esquemas que en realidad se tratan de fraudes. 

Gerardo Aparicio, director de la Escuela de la Bolsa Mexicana de Valores reflexionó sobre qué pasaría si no se tuviera esa educación financiera al momento de invertir. Recalcó que gracias a ese aprendizaje en temas financieros las personas entienden la diferencia entre gasto e inversión, esta última puede ser infinita, mientras que el gasto es finito.

En ese sentido, Ana Lorrabaquio, directora del Negocio Institucional y Alianzas Corporativas de Principal Financial Group apuntó que gracias a la facilidad y apertura que se tiene para la búsqueda de información, las nuevas generaciones ahora entienden y le toman mayor relevancia a conceptos como riesgo y rendimientos.

Asignatura pendiente

Al ser cuestionados sobre cuál es la asignatura pendiente en educación financiera, los especialistas coincidieron que la enseñanza de esta materia debe ser una tarea tripartita y conjunta entre el gobierno, las entidades financieras y el usuario.

Gerardo Aparicio indicó que debe ser un trabajo colaborativo entre todos pues cada uno tiene su grado de responsabilidad; adicionalmente de que se debe involucrar a todas las personas sin importar su profesión u oficio.

A su vez, Vanessa Quiroga, directora Latam Equity Reseach de Credit Suisse destacó la importancia de que esta materia se incorpore desde la primaria, para que los niños se familiaricen con conceptos financieros desde edades tempranas y aprendan a utilizarlos en su vida diaria.

montserrat.galvan@eleconomista.mx