Actualmente la practicidad para realizar trámites y pagos se ha vuelto una estrategia eficaz. Ya sea por falta de tiempo, para evitar las largas filas o por la distancia entre los establecimientos, ahora puede hacerlo desde su hogar, por medio de Internet o apps que se encargan de realizar los pagos de servicios como teléfono, luz, Internet y celular, entre otros.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) la domiciliación consiste en ordenar a su banco el pago de manera periódica y automática de algún servicio o adeudo, haciendo el cargo a su cuenta de cheques, ahorro, nómina o tarjeta de crédito.

“Te olvidas de fechas límite y de acudir a las sucursales físicas para pagar. La mayoría de las entidades bancarias ofrece a sus tarjetahabientes este servicio sin costo, e incluso algunas brindan descuentos o ventajas por domiciliar pagos con su tarjeta de crédito”, destacó Bernardo Prum, director de la comparadora de servicios financieros Coru.

Prum mencionó la importancia de que los usuarios que piensan domiciliar sus pagos consideren aspectos que muchas veces no contemplan.

“Deben asegurarse de que no cobren cargos extras, así como avisar, por cualquier situación, a la entidad del servicio, por ejemplo el gimnasio, televisión por cable o luz, que su pago está domiciliado. Algo importante que no debe olvidar es que, en caso de cancelar esa cuenta o tarjeta, avise a la entidad del servicio también, pues el pago y el servicio serán suspendidos”, comentó.

Variedad

Cada vez son más los servicios que puede domiciliar con cargo a sus tarjetas, con el beneficio de que hacerlo no tendrá costo alguno.

“La mayoría de los servicios recurrentes para domiciliar son el teléfono, Internet, celular, gas, colegiaturas, hipotecas, televisión por cable y servicios públicos como agua o Predial. Existen otros servicios como el gimnasio o los servicios de streaming que cada vez aumentan”, dijo el directivo de la comparadora.

Para realizar la domiciliación puede hacerlo directamente en su sucursal, o bien a través de la banca en línea. De acuerdo con la Condusef, en ambas opciones tendrá que llenar un formato en el que autoriza que se realicen los cargos a su cuenta.

En algunas ocasiones, la misma empresa con la que contrata el servicio le pedirá los datos de una cuenta bancaria y se encargará de hacer la domiciliación. Ésta se formaliza al firmar su contrato.

Ojo con las comisiones

Son muy pocos los casos en los que una entidad cobra algún tipo de comisión por domiciliar sus pagos. Sin embargo no deje de prestar atención a tal situación.

“Cada banco tiene diferentes convenios y cambian constantemente, por lo que el cliente debe preguntar en específico por el servicio que le interesa domiciliar”, refirió Prum.

En los casos donde sí hay comisiones, se presentan cuando, por ejemplo, su tarjeta de crédito o la cuenta asociada se queda sin crédito y se hace el cargo. Si no pasa se reportará como fondos insuficientes y sí podría haber cobro de comisión adicional por parte del banco. Además pueden cancelar el servicio asociado.

No pierda de vista los riesgos

A decir de Prum, si domicilia sus pagos debe poner especial atención a la organización de su presupuesto, ya que también dependerá de esto que el servicio funcione a su favor.

En el caso de que se domicilie con cargo a su tarjeta debe considerar que si no lleva un control o no conoce bien su estado de cuenta perderá la noción de sus gastos.

“Por lo general, se debe autorizar un monto máximo para los cobros. Si ese mes la deuda rebasó su límite, deberá pagarla presencialmente, y en algunas sucursales cobran comisión por hacerlo”, aseveró.

Al no llevar una buena organización dentro de sus finanzas pueden generarse recargos, que además de causar molestias le dificultan la posibilidad de solucionar el problema, ya que tienen un plazo específico para resolverse.

Por ejemplo, si le hacen un cobro y su saldo no es suficiente, queda sin cubrir esa mensualidad, y esto lo convierte en moroso.

“En caso de un cargo indebido, puede ser más tardado realizar una reclamación, ya que debe esperar la fecha del corte de su tarjeta. Si no reconoce algún cobro, tiene 90 días para detectarlo y presentar la queja ante el banco. El rembolso tarda otros 60 días en ser abonado”, advirtió Prum.

Beneficios

Si bien domiciliar sus pagos le ahorrará tiempo y dinero, también existen beneficios que repercuten de manera positiva en los servicios que tiene contratados.

“Las entidades asociadas pueden ofrecer estímulos, como promociones, pequeños descuentos por fidelidad con sus marcas y la puntualidad de sus pagos o esquemas de puntos que en ciertos periodos le brindan promociones exclusivas a los clientes”, señaló el director de Coru.

Además, esto permite agilizar otros servicios que se realizan en las sucursales de los establecimientos para brindar una atención más personalizada y de calidad.

“Con la domiciliación, también se busca erradicar la burocracia e ineficiencia de los pagos en algunos establecimientos. Además da más seguridad al cliente al prescindir del efectivo”, finalizó.