Debido al avance de la pandemia del Covid-19 y la implementación de medidas de prevención como trabajar desde casa y evitar salir, este escenario obligó a que muchas personas cambiaran sus hábitos de consumo como comprar por Internet o pedir ciertos servicios a domicilio.

Para muchas de estas compras es necesario contar con una tarjeta de crédito para realizar la transacción, por lo que si no se tiene un control de los gastos realizados con nuestro plástico se corre el riesgo de endeudarnos de más y sobregirar nuestro plástico.

Antes de caer en esta situación, es importante tomar nota y detectar si estamos usando de más nuestras tarjetas y evitar a toda cosa pasarnos con el límite de crédito.

Irene Flores, editora de Contenidos y Educación Financiera de la plataforma de contenidos financieros Coru, explicó que para saber si una tarjeta está sobregirada, o si el tarjetahabiente se acerca al sobregiro, primero debe conocer cuál es la línea de crédito que tiene su plástico.

En segundo lugar, recomendó revisar sus estados de cuenta, su fecha de corte, así como la cantidad de pago mínimo y si ha ignorado el pago de los mínimos durante los últimos dos meses, es que se está acercando al sobregiro de su plástico.

De igual forma, la especialista señaló que otra manera para detectar esta situación es si en el estado de cuenta aparece una leyenda “Cobro por sobregiro”.

Sergio San Sebastián, especialista en Finanzas Personales y Negocios, refirió que si el usuario está en más de 80% del uso de esa línea de crédito, podría considerarse que el cliente está cerca del sobregiro y se puede complicar el pago de ese plástico.

El especialista recomendó que las tarjetas de crédito estén, cuando máximo, a 60% del uso de la línea crediticia y de ser posible ser totalero pagando el saldo completo.

“Una persona que trae sus tarjetas a la mitad de su crédito es alguien que sabe y maneja muy bien su plástico. Pero si se pasa de ese porcentaje, ya no podrá usar el producto, el banco lo bloquea y al cliente se le complicará liquidar su deuda”, advirtió.

Agregó que los usuarios pueden valerse de las herramientas tecnológicas que ofrecen las instituciones financieras, como las aplicaciones o la banca en línea, para monitorear y llevar un mejor control de sus finanzas.

“Hay aplicaciones que se pueden descargar a nuestro celular y conocer nuestro gasto mensual, así como conocer nuestro saldo al día, esto nos permitirá controlar el uso de nuestra tarjeta”, afirmó.

¿Pueden cancelarle el plástico?

Entre las consecuencias por llevar al sobregiro nuestro plástico se encuentra que el banco lo suspenda o la bloquee, esto como una medida para evitar que el cliente se endeude más.

“El banco ya vio que el cliente sobrepasó su línea de crédito y pone un candado para que la persona no gaste más. Los bancos al notar que un tarjetahabiente está por encima de su límite de crédito empiezan a generar focos amarillos y focos rojos porque sabe que ese cliente es una persona que no tiene la disciplina y al momento de llegar al límite le costará trabajo pagar esa deuda”, aseguró San Sebastián.

Opciones

En caso de que se encuentre en esta situación, el experto en finanzas personales indicó que lo mejor es acercarse a su banco para negociar el pago de la deuda, así como establecer un plan de pagos fijos.

“Si llega a esta situación lo mejor es que se haga un plan de pago para reducir su deuda, para hacerlo necesitan mucha disciplina y calcular los pagos que quiere hacer con la tarjeta y llegar a una meta, es decir, pagar los mínimos y un poco más para ir bajando los saldos”, detalló.

Agregó que al estar en sobregiro, lo mejor es no pagar los saldos mínimos, de lo contrario se podría convertir en una bola de nieve por el pago de intereses al no cubrir la deuda adquirida con los plásticos.

Recomendó que para evitar llegar a esta situación, lo mejor es llevar un registro de nuestros gastos y después clasificarlo para entender los gastos hechos, así como descartar los innecesarios.

montserrat.galvan@eleconomista.mx