Conocer el tipo de préstamos que afectan su historial crediticio, así como su vigencia, permite dimensionar los alcances de tener un reporte al día y en buen estado. Esto es especialmente importante si se toma en cuenta que los problemas al consultar el Buró de Crédito son el principal motivo de rechazo entre las solicitudes de crédito, indicó Juan Pablo Zorrilla, director general de Resuelve tu Deuda.

Lo anterior, dijo, de acuerdo con información de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, en donde se menciona que una de cada tres personas que piden un préstamo es rechazada. Por lo tanto, procurar un mejor reporte en el buró impulsaría las posibilidades de que un otorgante acepte la solicitud de crédito.

“Un aspecto importante entre la gente que mantiene una buena salud económica es que no sólo se preocupa por su dinero, también se responsabiliza de los recursos que le prestan las instituciones y cumple con sus obligaciones. Por ello, consultar e interpretar correctamente la información de su historial forma parte de su rutina financiera”, comentó.

A través de un comunicado, Zorrilla explicó que, aunque aún hay mitos alrededor del buró, los cuentahabientes entienden la importancia de estos datos. No obstante, a veces las explicaciones que vienen en el reporte no resuelven todas las dudas o no agotan los detalles que se involucran en el puntaje final.

Por lo anterior, Juan Pablo Zorrilla enlistó los aspectos poco conocidos del buró que se deben tomar en cuenta en una estrategia para impulsar el historial crediticio.

Algunos no reportan al buró

Existen créditos formales e informales, los primeros se refieren al dinero que otorga una institución como los bancos, mientras que los segundos corresponden a los recursos que se piden fuera de este sistema. En ese caso, los préstamos entre particulares, como cuando se pide a amigos o familiares, así como los recursos que se entregan en las casas de empeño no tienen una repercusión en el buró.

Igualmente, el dinero que se presta dentro de una empresa y que se le descuenta al trabajador directamente de su nómina, si la operación no está respaldada por una institución bancaria, entonces tampoco se reporta. Además, las deudas que se adquieran con una institución que no reporta a estas entidades, como el caso de las multas de tránsito, tampoco afectan el historial.

En la sección de Resumen de Créditos que se encuentra en el reporte, aparece información de préstamos bancarios, no bancarios y de otras sociedades de información. Esto se debe a que servicios como la telefonía celular o la televisión de paga, las tarjetas departamentales y hasta los adeudos fiscales que se tengan con el Sistema de Administración Tributaria repercuten en el buró. Por lo tanto, sin importar qué tan pequeño parezca el compromiso financiero, hay que pagar a tiempo.

Deudas que nunca se borran

La información de los créditos registrados tiene un periodo de vigencia que aplica según el monto de la deuda. En ese caso, las cuentas que tengan una suma menor a 25 Unidades de Inversión (Udis), que equivalen a 156 pesos, se borran después de un año.

En el caso de 500 Udis o un aproximado de 3,129 pesos, luego de dos años. Para 1,000 Udis o 6,258 pesos en deuda, se elimina después de cuatro años.

Para el caso de montos mayores a esta última cifra, perderán vigencia al cumplir seis años en la base de datos.

No obstante, si la deuda supera 400,000 Udis, o 2 millones y medio de pesos, el crédito se encuentra en proceso judicial o se haya cometido algún fraude, no se eliminará del historial.