Con la finalidad de otorgar financiamiento a la vivienda a personas que trabajan en la informalidad, BBVA Bancomer lanzó el programa Ahorra y Estrena, el cual a través de una cuenta de ahorro en dicha institución permite a los clientes de este nicho acceder a un crédito hipotecario sin necesidad de comprobar ingresos.

Adrián Aguirre, director de Productos de Banca Comercial de la firma, explicó que el nuevo programa se basa en la apertura de una cuenta de ahorro Libretón Destino Hipotecario en la cual, tras un análisis de capacidad de pago del solicitante, éste depositará una cantidad mensual durante un lapso que va de seis a 18 meses, dependiendo de cada caso.

El monto ahorrado durante este tiempo será destinado al pago del enganche de la vivienda, así como otros gastos originados por el proceso.

Así, al término de este periodo, el cliente podrá acceder al financiamiento a través de Hipotecaria Nacional, filial de la entidad.

No se trata de un producto de financiamiento nuevo, es la conjunción de un producto de ahorro con los ya existentes en materia hipotecaria, como Cofinavit AG, Pagador Puntual o Hipoteca Joven.

El compromiso y la disciplina de los depósitos en la cuenta de ahorro fungirá como el comprobante de la capacidad de pago del cliente.

El sector que trabaja en la informalidad es un mercado potencial en materia de financiamiento a la vivienda para la entidad bancaria, pues 40% de la Población Económicamente Activa, (PEA), pertenece a este nicho.

Aguirre afirmó que existen alrededor de 2,000 personas que acudieron al banco para solicitar algún crédito hipotecario, pero no lo consiguieron dada su dificultad para comprobar ingresos, lo que representó 25% de los solicitantes de este tipo de producto.

Puntualizó que el mercado objetivo no son aquellos que laboran en el marco de la ilegalidad, sino para quienes trabajan por cuenta propia y tienen capacidad de ahorro, como meseros (cuyo ingreso más fuerte proviene de las propinas), o profesionistas que ofrecen sus servicios de manera independiente.

Para la institución, esto representa un esfuerzo por incrementar la bancarización en el país, así como la captación de clientes en sus arcas del crédito hipotecario, puesto que además de otorgar financiamiento a sectores no alcanzados con anterioridad, también se estimularía el ahorro.

finanzaspersonales@eleconomista.com.mx