Puebla, Pue. La Unión de Artesanos del Estado de Puebla, con 5,000 integrantes, sostuvo que este sector es de los más castigados por la crisis económica derivado de la pandemia de Covid-19, ya que las ventas en general cayeron 95%, por lo que pidió al gobierno estatal que los considere para acceder a créditos, en los cuales no son tomados en cuenta porque la mayoría trabaja de manera informal. 

El presidente de la organización, con presencia en 40 municipios, Tomás Juárez Fuentes, dijo que las artesanías, al no ser de primera necesidad, han puesto al sector en una posición en la que deben realizar otras actividades, poniendo en riesgo su trabajo o malbaratando lo que han producido con revendedores para poder subsistir. 

A los artesanos se les pide tener dada de alta a por lo menos una persona ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para ser sujetos de créditos, “La mayoría se autoemplea o son negocios familiares en los que todos participan, por lo cual es ilógico que cumplan con ese requisito”, comentó.

Juárez Fuentes mencionó que la difícil situación económica del sector es aprovechada por los intermediarios para solicitarles pedidos con la promesa de colocar los productos en tiendas, pero pagándoles hasta 60% menos sobre el costo. 

Indicó que en los 40 municipios de las sierras Norte, Negra y Nororiental del estado, donde tiene presencia su organización, son más de 50,000 personas las que viven de las artesanías como primera o segunda fuente de ingresos, pero que ahora es casi nula la venta. 

Falta un organismo 

El empresario recordó que los artesanos están desprotegidos al no tener un organismo gubernamental que vele por el sector, ya que ha quedado pendiente la creación del Instituto de Artesanías e Industrias Populares, que se extinguió hace 10 años. 

En este tenor, afirmó que son vulnerables ante el plagio de algunos diseños, como está ocurriendo con frecuencia en perjuicio de artesanos en otros estados, lo cual puede hacer que se pierda esta actividad, agravada por la crisis, que, si bien no aporta de forma importante a la economía nacional o local, sí da una identidad a los municipios para atraer turismo. 

Ante esa situación, exhortó al gobierno poblano a que flexibilice el otorgamiento de créditos y a que haya una estrategia de promoción mediante un catálogo de artesanos. 

Insistió que también les hace falta un espacio fijo para poder vender sus artesanías, así como sus blusas bordadas, cuyos diseños son plagiados por empresas maquiladoras, las cuales venden hasta 10 veces más caras a tiendas departamentales, pese a no ser los creadores. 

Hay dos galerías de artesanías, una en el Centro Histórico y otro frente al Fuerte de Loreto; sin embargo, en ninguno se exhiben productos que se elaboran en los municipios, “Son piezas que adquieren los intermediarios para darlas más caras”, aludió.

estados@eleconomista.mx