Al presentar los resultados del Índice de Competitividad Urbana (ICU) 2020, que funge como un diagnóstico inicial para ver cuáles son las ciudades con mayor capacidad para mitigar los efectos del Covid-19, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) destacó que las urbes mejor evaluadas fueron el Valle de México y Monterrey.

En conferencia virtual, Valentín Díez Morodo, presidente del Consejo Directivo del Imco, expuso que las ciudades más competitivas son las que tienen mejores condiciones para hacerle frente a la situación sanitaria que se vive, por lo mismo, precisó que para que se pueda saber cuál es la urbe más apta deben tener estudios que señalen las fortalezas y áreas de oportunidad de cada una.

“Debemos destacar que la emergencia sanitaria global a consecuencia del Covid-19 ha demostrado que es una tarea compleja hacer frente a los riesgos y desastres naturales, esto es especialmente cierto en el caso de las ciudades, donde estos fenómenos suelen tener un efecto más complicado (...) Para enfrentar la pandemia se requerirá de políticas públicas basadas en evidencias, al final de cuentas una ciudad competitiva es una ciudad resiliente”, explicó

“En el marco de la contingencia que enfrentamos, la fortaleza de cada ciudad determinará la efectividad de su respuesta (...) La adopción de mejores prácticas permitirá que las ciudades construyan, reconstruyan y mantengan infraestructura que asegure la provisión de los servicios a la población”, añadió.

El especialista manifestó que los resultados presentados en el ICU señalan cómo se encuentran las diferentes urbes del país y sus capacidades para visualizar el escenario que tiene cada una para enfrentar la actual crisis sanitaria.

Aseguró que para que una urbe sea competitiva tiene que apostar por la gestión de riesgos. “Dentro de su modelo de planeación debe estar preparada ante posibles desastres naturales como sanitarios y tener capacidad de respuesta”.

Asimismo, resaltó la importancia que tienen las ciudades en la economía del país, las cuales concentran 64% de la población y abarcan 87% del PIB nacional.

Al respecto, Valeria Moy, directora general del Imco, precisó que desde hace 10 años el instituto estudia la competitividad de las ciudades mexicanas; además, el objetivo del ICU es medir la capacidad de las ciudades mexicanas para generar, atraer y retener talento e inversiones.

Metodología

Sobre la metodología, Valeria Moy precisó que para esta edición se recopilaron datos del 2018, y se evaluaron a 73 ciudades y 392 municipios, a partir de 70 indicadores que están agrupados en 10 subíndices (innovación, relaciones internacionales, precursores, economía, mercado de factores, derecho, medio ambiente, sociedad, sistema político y gobiernos).

Enunció que a partir de esta evaluación de los subíndices, los cuales se suman por cada urbe, el puntaje y el ranking se divide por nivel de competitividad, donde la mayor es alta, le sigue adecuada, media alta, media baja, baja y muy baja.

Entre las ciudades con más de 1 millón de habitantes (se evaluaron a 15), las más competitivas fueron Valle de México y Monterrey, las únicas que obtuvieron un nivel de competitividad alto. Por el contrario, Cuernavaca está clasificada con media baja y se ubicó en último lugar.

Entre las ciudades con menos de 1 millón de habitantes, pero más de 500,000 (se evaluaron a 23 urbes), las cuatro más competitivas fueron Saltillo, Durango, Mazatlán y Hermosillo, en nivel adecuado. A Poza Rica se le asignó baja.

Según las urbes con más de 250,000 a 500,000 habitantes (se estudiaron a 25 ciudades), la más competitiva fue Ciudad del Carmen, en adecuada, y la Piedad-Pénjamo, en muy baja. En cuanto a las ciudades de menos de 250,00 habitantes (se analizaron 10) Piedras Negras fue la ciudad mejor evaluada, y Tecomán presentó una clasificación muy baja.

Respecto a las ciudades que presentaron los mayores avances, destacan San Juan del Río, que se ubicó en las ciudades de 250,000 a 500,00 habitantes, ahí avanzó siete lugares (del 12 al 5). En esta misma categoría, Monclova-Frontera subió siete lugares (del 11 al 4).

La región norte del país cuenta con las urbes con las mejores características económicas, por el contrario, el sur-sureste es la zona más rezagada. “En promedio, las ciudades del norte del país presentaron el mayor crédito a empresas, el mayor número de sectores presentes en su economía, también un porcentaje superior de su producción se encuentra en sectores de alto crecimiento”, dijo Valeria Moy.

El centro registró los mayores problemas de inseguridad y violencia, factores que pueden alejar las inversiones y afectar la calidad de vida de la población.

Propuestas

Para que las ciudades mejoren, la directora general del Imco propuso que éstas diversifiquen la recaudación municipal a través de políticas que reduzcan prácticas que producen externalidades negativas y mejorar la conectividad a redes de electricidad, gas natural y telecomunicaciones.

Sugirió que transparenten el mecanismo de contratación de deuda, condicionen los apoyos federales a las urbes con programas de desarrollo urbano que promueva el crecimiento compacto y fortalezcan las agencias de promoción.

estados@eleconomista.mx