Cancún, QR. Los altos costos de la recolección del sargazo en el mar hacen inviable cualquier proyecto de aprovechamiento del alga, aseguró el biólogo Enrique Gálvez García, integrante de la asociación civil Biodiversidad y Desarrollo Rural.  

Tan sólo para 2019, señaló, el gobierno del estado está solicitando entre 600 y 700 millones a la Federación para poder desplegar estrategias de contención y recolección del alga en altamar, lo cual hace que cualquier aprovechamiento productivo a partir de sargazo sea poco rentable. 

El problema no radica en el destino final que se le pueda dar al sargazo, sino en los elevados costos de extracción, lo cual hace que cualquier estrategia que se proponga para procesar la materia orgánica sea sólo un paliativo. 

“Pueden hacer ensayos con mucho dinero sobre el uso final de la planta, pero no han podido atenuar el problema y esto va para largo; son miles de toneladas de sargazo que se esperan no para este año, sino ya de manera permanente”, dijo.  

Según el biólogo, los estudios que se han publicado hasta el momento permiten establecer que la mancha de sargazo en altamar duplica su tamaño cada 18 días, por lo que, en su trayecto de más tres meses desde las costas de Brasil hasta el Caribe, la masa de materia orgánica se torna gigantesca, 50 o 100 veces más grande respecto de su tamaño inicial.  

Recordó que tan sólo para las labores paliativas contra el sargazo que se desplegaron en el 2018, el gobierno del estado invirtió 250 millones de pesos, que se emplearon en la colocación de mallas y en el pago de sueldos a trabajadores temporales para recoger el sargazo que se depositó en las playas.  

Sin embargo, para el 2019 el gobierno del estado está presupuestando que se requerirán de 600 a 700 millones de pesos para la adquisición de equipo y el despliegue de las mallas que permitan contener el sargazo y recogerlo en altamar. “Esto significa que la materia prima de cualquier actividad o producto que se genere a partir del sargazo sea mucho muy cara y por lo tanto financieramente inviable, si de lo que se tratase fuese de establecer una industria a partir del aprovechamiento del alga”, insistió.  

Reiteró que el sargazo ha ocasionado el desplazamiento del turismo hacia zonas lagunares como Bacalar, las cuales aún no están preparadas para un fenómeno de estas características y mucho menos para otros proyectos que se avecinan como el proyecto del Tren Maya, puntualizó.  

Cabe recordar que recientemente el gobernador Carlos Joaquín González refirió los recursos que están presupuestando de la Federación para la adquisición de equipo, barcazas, barreras de contención, entre otros, es para hacer frente a este fenómeno.  

La competencia en materia de sargazo es federal, dijo, por lo cual se necesita tanto de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y la Secretaría de Turismo federal en la gestión de los recursos para esta problemática.  

Por su parte, Alfredo Arellano Guillermo, secretario de Ecología y Medio Ambiente en Quintana Roo, dijo que las gestiones del recurso las están realizando ante la Semarnat, la cual se comprometió a otorgar el recurso, pero hasta el momento no lo han liberado. 

[email protected]

 

Playas afectadas por sargazo