Acapulco, Guerrero. Para Acapulco, la promoción dio un giro radical, de ser un destino tradicional pasó a considerar el turismo de reuniones como su eje prioritario.

Las cifras manifiestan que era necesario este cambio. De acuerdo con registros de Datatur, la ocupación total que alcanzó Acapulco el siglo pasado quedó atrás; en el 2009 presentó un indicador de 35.3% (frente al primer lugar nacional, Nuevo Vallarta con 59.5%), para el 2015 llegó a 40.8% (Riviera Maya, 81.4%) y en el 2020, año marcado por la pandemia de Covid-19, apenas 22.1% (Mazatlán, 39 por ciento).

Este primer bimestre del 2021 la ocupación fue de 21.1%, contra 43.7% de una ciudad que no es centro de playa: Piedras Negras en Coahuila.

Durante la charla magistral Why Acapulco?, del XXVII Congreso Nacional de la Industria de Reuniones en Expo Mundo Imperial, Eligio Serna Nájera, presidente del Fideicomiso para la Promoción Turística de Acapulco (Fidetur), dijo que el destino cuenta con una gran historia turística y gran experiencia en turismo de reuniones.

“Con este evento estamos reapareciendo en el mundo profesional del turismo de reuniones (...) En Fidetur tenemos al turismo de reuniones como eje prioritario para la promoción del destino, estamos haciendo una alianza con el sector empresarial”, indicó.

En tanto, Selene Salas, directora de Turismo de Reuniones de la Secretaría de Turismo de Guerrero, señaló que Acapulco es el mejor destino de este segmento.

“Acapulco es el destino más completo y mejor integrado de México, lo decimos por estar en Expo Mundo Imperial, uno de los recintos más importantes de Latinoamérica, 68,000 metros cuadrados, 50 salones para eventos, además de un hotel a unos pasos de 800 habitaciones, pero no sólo eso, a la periferia, a menos de 15 minutos, contamos con más de 2,000 habitaciones, las cuales están perfectamente organizadas en pocos hoteles, esto significa para los organizadores de eventos tener mayor control de grupos medianos a grandes”, detalló.

La funcionaria aseguró que Acapulco ofrece diversidad en sus tres zonas: Tradicional, Dorado y Riviera Diamante; esta última es la más nueva y de vanguardia.

“Todas estas virtudes y bondades nos han permitido atender en estos últimos años 800 congresos y convenciones, cerca de 80,000 personas, 2 millones de cuartos/noche, una derrama económica de más de 9,000 millones de pesos”, aclaró.

Fortalecimiento

Por su parte, Alejandro Domínguez, presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco, aseveró que el destino fortalece su oferta turística “con los recintos con los que cuenta, como Expo Mundo Imperial, el Espléndido Acapulco, Hotel Princess, Centro Internacional de Acapulco y Centro de Congresos Copacabana”.

“Y es gracias a esta diversidad de oferta que Acapulco es una ciudad que ofrece grandes ventajas para la realización de congresos, convenciones, exposiciones, pequeños eventos, bodas y eventos deportivos. Además de tener una privilegiada ubicación”, ahondó.

“Acapulco cuenta con 20,000 habitaciones para una variedad de diferentes presupuestos y 6,000 habitaciones con facilidades para realizar congresos, convenciones y viaje de incentivos”, expuso.

Seyed Rezvani, director general de Mundo Imperial y presidente de la Asociación Riviera Diamante de Acapulco, manifestó que “el turismo de reuniones es la base para poder incrementar las ocupaciones, tarifas y crear una escala de economía para todos los proveedores de servicio”

Mientras Ernesto Rodríguez Escalona, secretario de Turismo de Guerrero, hizo hincapié en que “tenemos un aeropuerto extraordinario, el más nuevo del país, moderno, como se lo merecía Acapulco, el mejor recinto de México y América Latina, tenemos infraestructura, nuevo Paseo del Pescador, ciclopista, nuevas avenidas, nuevos museos, porque Acapulco se está renovando”.

Del 21 al 23 de abril se lleva a cabo el XXVII Congreso Nacional de la Industria de Reuniones, así como los congresos internacionales de la Asociación Mexicana de Profesionales en Ferias, Exposiciones, Congresos y Convenciones y de MPI Capítulo México.

estados@eleconomista.mx