León, Gto. La demanda de la industria automotriz de cuero creció 12% de manera inmediata, al pasar de 125,000 a 140,000 unidades a la semana. Se estima que esta cifra siga aumentando a lo largo del año.

Fabián Collazo Rosales, presidente de la Cámara de la Industria de la Curtiduría del Estado de Guanajuato (Cicur), argumentó que este aumento obedece al boom automotriz en la región.

La industria curtidora no es proveedora directa de las grandes armadoras, le vende a los fabricantes de asientos. Si bien son entre siete y ocho grandes tenerías que entregan el producto final para cubrir la demanda, se auxilian de unas 40 más (de menor tamaño), que les maquilan o fabrican el proceso , explicó.

En Guanajuato se estima que hay entre 550 y 600 tenerías, de las cuales, 75% es micro y pequeña, 20% es considerada mediana y solo 5%, grande.

Cada vez hay más tenerías preparándose; una de estas formas es la certificación para ingresar a los sectores como el automotriz y aeronáutico; actualmente del cuero que tenemos, 50% va para el sector automotriz , comentó.

Destacó que la matanza de animales que se registró en el país en el 2014 cerró en 8 millones de cabezas y se importaron 4 millones más, por lo que en total se curtieron 12 millones de cuero, es decir, 1 millón al mes y un promedio de 50,000 pieles diarias.

Suben precios

Respecto al costo del cuero, dijo que el año pasado se registró un nivel récord, al registrar un aumento de 20 por ciento.

No hay una tarifa fija, todo depende de la calidad del cuero para fijar su precio, pero una unidad producida en el centro del país, por ejemplo, pasó de 24 a 30 pesos. Se estima que este año tendrá una estabilidad, por el comportamiento que hemos visto , comentó.

Anticipó el crecimiento será en sectores específicos, como el automotriz, mientras que en el de calzado podría registrarse una baja.

La curtiduría genera más de 15,000 empleos en el país, de los cuales más de 10,000 están registrados en Guanajuato.

sofia.negrete@eleconomista.mx