El  robo de gas licuado de petróleo (LP) ya sea mediante tomas clandestinas a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) o robo de vehículos a los distribuidores ha dejado pérdidas por casi 8,000 millones de pesos en lo que va del año y se ha incrementado de 5 a 15% de la distribución nacional en un año, revelaron las principales asociaciones que aglutinan a los empresarios de este combustibles en el país.

Lo anterior deriva de que las pérdidas mensuales por este ilícito para Pemex ascienden a 770 millones de pesos, mientras los distribuidores pierden otros 330 millones, aproximadamente. Del total nacional de pérdidas mensuales, 460 millones vienen de las entidades que integran el Triángulo Rojo del huachicol, compuesto por Puebla, Tlaxcala y Veracruz, en el centro del país, y 65 millones se pierden al mes sólo en Puebla.

En términos de volumen, el robo a nivel nacional es de alrededor de 58,000 toneladas mensuales, de las cuales 23,000 toneladas se localizan en el centro del país y 23,000 toneladas en Puebla.

Además, entre 2017 y lo que va del año, los empresarios de gas LP han reportado el robo de 200 vehículos que transportan este combustible y la tasa de recuperación de los mismos es de sólo 10 por ciento. Sólo en Puebla, se han robado 70 unidades y sólo se han recuperado cinco, detalló Jaime Ayala, quien es el nuevo presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), en conferencia de prensa.

La situación de inseguridad para los conductores ha provocado que en lo que va del año se han cerrado 17 rutas de transporte en la región con mayores incidencias, lo que genera pérdidas en la calidad de vida de los pobladores, luego de los esfuerzos que ha realizado la Comisión Reguladora de Energía y los propios empresarios, al elaborar políticas públicas para incrementar el uso de este combustible y la disminución del uso de leña. Luis Landeros, presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP (ADG), aseguró además que si la situación continúa se perderán hasta 14,000 empleos formales en todo el país, por lo que pidió a las autoridades acciones más contundentes.

“Quienes perpetran estos robos tienen cero costos, no pagan por la molécula generando pérdidas para Pemex y todo el país, no pagan por los vehículos, no incurren en costos regulatorios”, aseguró el presidente de ADG.

Los empresarios del ramo aseguran que están buscando acercamientos con la nueva administración de Andrés Manuel López Obrador.

[email protected]