Querétaro, Qro. El desarrollo de proyectos de construcción industrial ha bajado el ritmo  ante los efectos de la pandemia por Covid-19, situación que  prevalece en estados de la región Bajío, entre ellos Querétaro.

Al arranque de 2020, las expectativas de edificación industrial eran positivas, panorama que se mantuvo durante el primer trimestre del año, pero que descendió a partir de abril, expuso el socio fundador de Datoz, plataforma de bienes raíces, Sergio Mireles Montaño.

A partir de abril, agregó, el fenómeno de  la pandemia se resintió con mayor impacto, mes en el que comenzó a presentarse una baja en el indicador de absorción.

“Cuando estaba acabando el 2019 y empezando el 2020 no veíamos un año complicado para el segmento inmobiliario e industrial, al contrario, por varias razones veíamos que el panorama general a nivel nacional era positivo, de hecho, el primer trimestre aún con todo lo que sucedió, arrancó con bastante fuerza, por lo menos en el indicador de absorción, por medio de transacciones de arrendamiento y compraventa, sin embargo, a partir de marzo y con mayor claridad en abril empieza un descenso en esta variable”, contextualizó.  

Durante el periodo de enero a abril, el indicador de inicios de construcción registró una caída anual de 63% en la región Bajío-Occidente que incluye  localidades como  Aguascalientes, Guanajuato, San Luis Potosí y Guadalajara; específicamente en Querétaro, el descenso fue de 22%, expuso el especialista.

De enero a abril, en el área metropolitana de Querétaro el indicador de absorción -que mide la demanda de espacios industriales- reportó una baja de 1% en relación con el año anterior; mientras que en la región Bajío-Occidente se registró un alza de 20% en comparación con el mismo periodo del año anterior, se estima que estas variaciones aún reflejan la dinámica del primer trimestre de 2020.

“Nosotros percibíamos que iba a ser un año positivo, si observamos la variación de enero y febrero,  se veían positivas en comparación anual, pero no lo que sucede en febrero, marzo y abril empieza a desencadenarse una serie de cancelaciones de proyectos eventuales,  especialmente en abril es cuando más se lleva a observar y todavía podemos tener una variación positiva hasta el momento, pero realmente eso es por la actividad que sucedió en el primer trimestre, que debido al tiempo que toman los procesos inmobiliarios muy probablemente es actividad que viene desde el año anterior”, acotó.

A consecuencia de la pandemia, refirió, los inversionistas y desarrolladores se encuentran en cautela para generar proyectos inmobiliarios en el segmento industrial, aunado al detenimiento operativo de diversas ramas industriales durante los meses de abril y mayo.  

El contexto de desaceleración prevalecerá durante el primer semestre del año y podría ser a partir del segundo semestre del año, cuando se presente una recuperación en el mercado inmobiliario industrial.

“Eso recae en los efectos del Covid-19 y creemos que por lo menos hasta que finalice este semestre vamos ver una baja significativa comparada con el año anterior en los inicios de construcción y posiblemente creemos que habrá una recuperación ligera o mediana el segundo semestre del año si las condiciones de reapertura económica continúan de acuerdo a como lo estábamos planeando”, destacó.

Las caídas en indicadores de inicios de construcción y absorción suelen registrar periodos cíclicos que van acompañados de una recuperación.

En el estado, hay registro de 61 parques y zonas industriales, de acuerdo con datos proporcionados por las presidencias municipales.

El municipio de Querétaro concentra 39.3%, El Marqués 36.1%, Colón 11.5%, San Juan del Río 6.6%; en conjunto Cadereyta, Corregidora y Huimilpan concentran  6.6%, de acuerdo con el Anuario Económico del estado, emitido por la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu 2019).

[email protected]