Monterrey, NL. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) se propone modernizar las centrales hidroeléctricas, instalar la planta solar más grande de Latinoamérica en Sonora; cumplir con la transición energética y generar 35% con energías renovables; así como instalar 40,000 sitios de Internet gratuito. Sin embargo, la reforma eléctrica busca equilibrar la producción de energía entre CFE y los privados, comentó Irazu L. Rodríguez Garza, gerente de Distribución de la empresa en la División Golfo Norte.

"Con la Reforma Eléctrica se busca tener un equilibrio, que CFE participe con el 54% y los privados con el 46% de la producción. La red eléctrica tiene una demanda proyectada para todo el país de 52,500 megawatts (MW), pero la Comisión Reguladora de Energía ha dado permisos por 134,372 MW, el problema es que el Sistema requiere fuentes de energía firme que garanticen la capacidad de entrega”, destacó Rodríguez Garza.

La iniciativa pretende actualizar el costo de transporte o porteo, ya que de 2018 a 2021, la CFE ha tenido que absorber 49,606 millones de pesos, de lo que han dejado de pagar los privados por transporte y distribución y el prorrateo recae en los usuarios finales, indicó durante su ponencia el gerente de Distribución en la División Golfo Norte de CFE, durante el 5o. Congreso CFE-ANCEN 2021.

CFE está respaldando sin recibir pago, la intermitencia de generación de energía eólica y solar”, recalcó.

Explicó que la reforma busca también corregir ciertas distorsiones, como la excesiva emisión de permisos de generación, lo que ha derivado en que CFE tenga una participación del 38% en la producción de energía eléctrica.

En la iniciativa se busca que los contratos legados representen a empresas que tienen un autoabasto real de energía, incluyendo los paneles solares.

En 2013 se extendieron permisos de autoabasto para que grandes plantas pudieran producir su propia electricidad, sin embargo, esto decayó en una práctica ilegal, creando un mercado paralelo donde simularon estos permisionarios tener socios y empezaron a vender electricidad, utilizando las líneas de transmisión de la CFE e “incurriendo en un fraude fiscal”, aseguró.

A la fecha hay registradas 239 centrales de autoabasto, pero hay miles de centrales que no cuentan con el permiso autorizado de suministro básico.

Desde 2014 hasta 2018 se realizaron tres subastas a largo plazo de generación eólica y solar, de éstas, CFE está obligada a comprar durante 20 años a un precio fijo, que hoy es el más alto del mercado.

“Gran parte de estos proyectos fueron financiados por la banca de Desarrollo, haciéndonos creer que era inversión extranjera directa”, señaló el funcionario.

Irazu L. Rodríguez Garza, gerente de Distribución de la CFE en la División Golfo Norte. Foto EE: Cortesía

De estas subastas surgieron 47 centrales, con una capacidad de 6,558 megawatts (MW), según cifras de CFE de 2021.

Los productores independientes han construido 34 centrales privadas, también en este caso la CFE está obligada a comprar energía por 25 años, para apalancar la inversión, pero al final la central queda para los privados. En este rubro hay 34 centrales con capacidad de 16,663 MW, en 2021.

Certificados de energías limpias

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) entrega a los productores privados los CEL por cada MW producido por energía eólica o solar. Actualmente CFE ha pagado más de 6,000 millones de pesos de estos CEL a 335 centrales privadas, al finalizar el contrato se habrá subsidiado el 50% de la inversión inicial en estas plantas, “CFE fue excluida de este ingreso”, lamentó.

kg