Puebla, Pue. El presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado de la República, Alejandro Armenta Mier, consideró que Puebla debe buscar la reestructuración de sus obligaciones de pago en las obras que se hicieron mediante Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) y Asociaciones Público Privadas (APP) para quitarse presión y tener holgura económica en la realización de nuevos proyectos durante el 2020.

El representante de Puebla dijo que los 44,000 millones de pesos que representan las obligaciones de pago realizadas por esos esquemas aún no son consideradas como deuda, por lo que con su iniciativa para reformar la Ley de Disciplina Financiera permitirá reconocerlas y transparentar esos contratos; además que en un futuro sólo se realicen obras mediante PPS con base en los planes de desarrollo.

Insistió que se debe revisar cómo se han ido pagando los pasivos y si las obras realizadas durante sexenios pasados no representan un “lastre oculto” para las arcas estatales.

Las autoridades locales, mencionó, tienen que aprender a ser eficientes con los recursos que reciben.

Dejó en claro que el presupuesto tiene fines, entre los que destacan cumplir con los pagos de las obligaciones financieras tanto suyas como las heredadas, porque “hay autoridades que adquieren líneas de crédito en sus gestiones y sólo finiquitan las suyas, mientras que las otras siguen creciendo”.

Alejandro Armenta indicó que los gobiernos panistas realizaron obras bajo PPS como el Centro Integral de Servicios y el Museo Internacional del Barroco, comprometidas a pagar en un plazo de 25 y 23 años, las cuales costaron 1,372 y 1,742 millones de pesos, respectivamente.

Mientras que las plataformas para la instalación de la fábrica Audi en San José Chiapa fueron mediante el esquema de APP, cuya inversión ascendió a 5,079 millones de pesos para pagarse en 14 años.

El presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público refirió que desde el Senado se tiene que fortalecer la transparencia de las deudas públicas, las cuales en algunos casos afectan las operaciones de gobierno, o hay omisiones de las autoridades para reducirlas.

Reiteró que en el caso de Puebla, durante los últimos ocho años, las autoridades abusaron de los PPS y “ahora esos contratos se tienen que cubrir mensualmente con montos millonarios”.

Las bancadas señalaron que esas obras “representan una deuda oculta”, motivo por el que modificaron las leyes de deuda pública, la de PPS y la de transparencia.

Presupuesto

Armenta Mier consideró que Puebla puede alcanzar un presupuesto de entre 95,000 y 100,000 millones de pesos para el 2020, al considerar que el gobernador Miguel Barbosa Huerta tendrá la capacidad de presentar proyectos de infraestructura viables tanto para la zona metropolitana y el interior del estado, que requieren mejorar el flujo comercial entre los municipios.

[email protected]