Puebla, Pue. Productores de café reportaron que por tercer año consecutivo tendrán pérdidas de hasta 40% en cosechas a consecuencia del hongo de la roya, debido a que el plaguicida que reciben por parte de las autoridades no está funcionando para atacarlo. 

Efraín Martínez Bautista, presidente del Sistema Producto Café, el cual representa a 30,000 agricultores de 55 municipios de las Sierras Norte, Negra y Nororiental, mencionó que esa situación los tiene preocupados al no ver mejoras en los rendimientos. 

Refirió que sólo en el 2017 se alcanzó una producción de 129,781 toneladas, pero en los años siguientes apenas se logró la mitad de esa cantidad, lo cual contribuye a no poder costear su actividad.  

Por lo cual han pedido de forma urgente al gobierno estatal y federal la sustitución de las plantas por unas más resistentes a la roya, “las que nos dan no aguantan el ciclo de cosecha y al contrario están perjudicando a las viejas, a lo cual debemos sumar que el cambio climático las hace más vulnerables”, comentó.  

Lo anterior, dijo, se refleja en los rendimientos desiguales, ya que mientras que en la Sierra Norte producen 45 quintales por hectárea; los campesinos en la Sierra Negra apenas se producen entre 1.5 y 2.5 quintales por hectárea. 

Renovados 20.5% de cafetales 

Estimó que deben ser renovadas 73,000 hectáreas cafetaleras concentradas en los 55 municipios, para aminorar las plagas y mejorar la producción, pues sólo 15,000, es decir, 20.5%, fueron sustituidas en el 2016.   

Ante ello, dijo que sólo 70% de las tierras se están usando , debido a que el precio del producto no permite tener más recursos para incrementar la siembra. 

Martínez Bautista dijo que, la Sierra Norte, es la más afectada ya que los productores tienen en promedio cinco hectáreas y en las otras dos regiones, cada cafetalero tiene una. 

“Los cafetaleros aún tienen almacenado plaguicida del año pasado, por lo que no ven caso que se les vuelva a dar, pues les ha generado desconfianza”, apunta. 

Agregó que para hacer rentable esta actividad, donde la siembra quedó a cargo de los agricultores de entre 50 y 60 años, se deben sustituir por lo menos 2,800 plantas por hectárea, lo cual podrían generar entre 12 y 20 quintales, sobre todo en algunos municipios con alta marginación, que mantienen la cafeticultura, pero sólo les deja de 4,500 a 5,000 pesos anuales.

[email protected]