En los primeros dos meses del 2017, el valor total de la producción generado por las empresas constructoras en el país registró un descenso anual real de 2.2%, que significó el peor inicio de año en los últimos siete años, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por entidad federativa, 18 mostraron contracciones, aunque el retroceso de la construcción a nivel nacional se atenuó por el comportamiento de los estados que más aportan a este sector.

Los cinco territorios con mayor contribución son Estado de México (8.9% del total), Nuevo León (8.5%), Guanajuato (8.2%), Ciudad de México (7.2%) y Jalisco (6.9%), es decir, alrededor de dos cuartas partes de valor de la producción en el país. De este grupo, sólo Nuevo León presentó una variación negativa.

El Estado de México obtuvo su mejor crecimiento, para un primer bimestre, en los últimos 12 años, con una tasa anual real de 40.5 por ciento. Por tipo de obra, el rubro de transporte y urbanización aporta 40.5% del total, le sigue edificación, con 29.0%; todos sus apartados aumentaron.

Por su parte, Nuevo León tuvo su disminución anual más pronunciada en ocho años, con 24.4%, debido a que edificación, que contribuye con 64.0% del total del valor, obtuvo un descenso de 22.3%; además, el tipo que se refiere a petróleo y petroquímica no produjo en el primer bimestre del 2017.

En el sector de la construcción guanajuatense, edificación participa con 51.3% del total y aumentó en los primeros dos meses del año 1.4% a tasa anual real, pero la apuesta del estado fue a transporte y urbanización, con aporte de 37.9% e incremento en su producción de 76.6 por ciento.

Después de tres años consecutivos con retrocesos, este comienzo de año pinta un panorama positivo para la capital del país, con un crecimiento de 26.9%; su principal rubro fue el de edificación, con una variación de 22.5%, y, a su vez, contribuye con dos cuartas partes del total.

Además, si bien la construcción en Jalisco ascendió 4.4%, este nivel es menor a los registros del 2016 (11.1%) y del 2015 (29.0 por ciento).

Cabe señalar que por sector contratante, el público se desplomó 14.7% a tasa anual real en el periodo de referencia, la caída más pronunciada en 15 años, mientras el privado tuvo su mejor desempeño en una década.

Obras importantes

Ante este panorama, el analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) Kristobal Meléndez destacó que en los casos de la capital del país y el Estado de México la construcción continúa con un buen dinamismo debido a que hay obras importantes como el Metro, el Tren Interurbano y proyectos de vivienda que se han ido impulsando.

Mencionó que Jalisco depende mucho de los servicios, por lo que para completar este mercado necesitan la compañía de construcción.

Guanajuato, agregó, es un estado con buenos resultados económicos y una migración reciente que ha sido apoyada con recursos de remesas, por lo que, al haber más dinero en la entidad, se puede dar la opción de materializarse en edificaciones.

El especialista del Tecnológico de Monterrey Raymundo Tenorio acotó que las obras que estuvieron en fase de crecimiento en las principales entidades de este sector corresponden con construcción civil, es decir, plazas comerciales, oficinas corporativas y plantas fabriles.

Kristobal Meléndez destacó que hay algunos estados que ya han ido madurando, como Nuevo León, en donde la inversión pública viene en descenso debido a que la Inversión Extranjera Directa ha perdido dinamismo y aún existe incertidumbre respecto a cómo va a quedar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que es muy importante para esta entidad

Esa incertidumbre que se esperaba que fuera a afectar de forma importante a México, y aún más a los estados del norte, no ha sido así, al contrario, ha disminuido, entonces es muy probable que el día en el que se conozcan estas medidas no afecte en la construcción, por lo que se va a implementar otra vez la inversión pública .

Raymundo Tenorio explicó que en el caso de Nuevo León la afectación de los primeros meses se debe a que ha habido una contracción, sobre todo de la obra pública, por decisiones del gobierno local, además de que los fraccionamientos de vivienda abandonados en las periferias de principales ciudades, como Monterrey, sufrieron un proceso de reingeniería, es decir, de actualización, para volver a poner en el mercado este tipo de oferta.

Cimientos

Por tipo de obra, la edificación participa con 45.6% del valor total de la producción generado por las empresas constructoras en México, el más importante; exhibió un aumento marginal de 0.3% a tasa anual real en el primer bimestre del año.

Este apartado concentra la construcción de vivienda; edificios industriales, comerciales y de servicios; escuelas; hospitales y clínicas, y obras y trabajos auxiliares para la edificación.

La mitad de las entidades federativas del país incrementaron este tipo de obra.

Las mayores variaciones fueron en Chiapas (177.4%), Morelos (170.6%), Quintana Roo (84.9%), Oaxaca (83.4%), San Luis Potosí (49.8%), Zacatecas (43.6%), Coahuila (36.8%), Estado de México (25.0%) y Ciudad de México (22.5 por ciento).

Los descensos más pronunciados en el apartado de edificación se dieron en Campeche (71.3%), Veracruz (44.0%), Sinaloa (41.7%), Tlaxcala (39.4%), Tamaulipas (35.7%), Colima (31.8%), Nuevo León (22.3%), Tabasco (19.4%), Hidalgo (19.1%) y Michoacán (17.0 por ciento).

[email protected]