Puebla, Pue.  Alrededor de 30 hoteles, de los 120 que se encuentran en el Centro Histórico de Puebla (25%), presentan números rojos y se encuentran al borde la quiebra porque registran 5% de ocupación, en promedio, lo que pone en duda mantener más de 900 empleos fijos.

El director ejecutivo de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles, Gustavo Ponce de León, consideró que han llegado al límite de inactividad y esa situación pone al sector en riesgo de más cierres de establecimientos, contabilizando 15 bajas en el primer paro que duró de finales de marzo a principio de agosto pasado, con el despido de 450 personas.

Declaró que están en crisis y algunos hoteles que son negocios familiares son los que resienten más el problema, ya que hay bajos niveles de turismo debido a que “las personas no tienen ganas de viajar ante el riesgo de contagios de Covid-19, que en el caso de Puebla se mantiene en color naranja del semáforo epidemiológico, pero con riesgo de pasar a color rojo”.

En este contexto, dijo que es grave el panorama para los hoteleros porque al no obtener ingresos dejan de pagar los créditos bancarios que solicitaron en algunos casos para remodelar, a fin de mejorar el servicio e incrementar la afluencia. 

Refirió que los hoteles en “agonía” tienen entre 15 y 20 años de servicio, los cuales están en casonas del Centro Histórico que fueron rehabilitadas, cada una de las cuales emplea en promedio entre 30 y 45 personas, quienes están a punto de ser despedidas por la inactividad y las deudas que tienen los dueños. 

Persiste riesgo

Ponce de León no dudo en decir que otros hoteles se vayan sumando a la lista de posibles cierres a lo largo del presente año, esto “si no bajan los contagios para poder reabrir en su totalidad o al menos a 50 por ciento”.

Quienes obtuvieron permisos de las autoridades para funcionar, añadió, sólo tienen de cuatro a cinco habitaciones ocupadas en promedio, lo cual representa un gasto en personal y servicios que no se puede cubrir con lo que cobran.

“Se deben encender las calderas para que sólo cinco cuartos tengan agua caliente, lo cual es un desperdicio de luz y gas que al empresario representa una pérdida, ya que no pueden segmentar el servicio, pues abastecen a todo el establecimiento”, ahondó. 

Para el directivo, las habitaciones ocupadas son de foráneos que trabajan para alguna empresa en Puebla, quienes llegan para dar servicios de mantenimiento por una temporada, mientras que el turismo convencional es nulo.

Entre los integrantes de la asociación tienen de 10,000 de 12,000 habitaciones en Puebla y su zona metropolitana, generando 5,000 empleos directos y 4,000 indirectos. 

estados@eleconomista.mx