Monterrey, NL. El Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León requiere contar con un presupuesto eficiente, para apuntalar el sistema de justicia laboral con tribunales virtuales, equipamiento, tecnología, y nómina para 120 colaboradores en la primera etapa y un espacio de 2,000 metros cuadrados de oficinas, para arrancar en mayo de 2022.

Así lo comentó el presidente magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León, José Arturo Salinas Garza, durante un panel realizado en el Foro Laboral de Coparmex Nuevo León.

Estamos tratando de presentar un presupuesto eficiente que nos lleve a la calidad, tenemos que elevar la justicia laboral a los estándares propios del estado de Nuevo León, y eso implica, que no se podría concebir la justicia laboral si no existiera el tribunal virtual, tan sólo esta plataforma nos cuesta bastantes millones de pesos”, explicó.

También se requieren recursos para equipamiento de pantallas y equipo multimedia en todas las salas de audiencia, Juntas y capacitación; equipo de control de seguridad, CCTV, cuarto de monitoreo, fibra óptica, redes y comunicación, así como 2,000 metros cuadrados para oficinas provisionales, mientras se construye el edificio que albergará al Tribunal de Justicia Laboral.

Lo anterior “implica el reto de hacer más con menos, pero con un compromiso grande que el dinero se requiere, no es un capricho, es un imperativo legal para que los conflictos laborales se resuelvan más rápido, eso se traduce en confianza para las empresas y generación de empleos”, subrayó.

Existe la creencia, dijo, que al desaparecer la Junta de Conciliación y Arbitraje el presupuesto que está destinado a la operación de esta dependencia se va a transferir al Poder Judicial, esto no es real, porque la Junta de Conciliación tiene que seguir operando hasta que termine la etapa transitoria, para concluir todos los expedientes que están en trámite y se tendrán que crear Centros de Conciliación.

De manera paralela, “tendremos que crear los Tribunales Laborales, lo que va a requerir recursos económicos y humanos necesarios para implementarlo con independencia del presupuesto destinado a la operación actual de la Junta y de los Centros de Conciliación”, precisó José Arturo Salinas Garza.

Estimó que en la Junta de Conciliación y Arbitraje se procesan 20,000 expedientes de demandas laborales por año, se resuelve el 65% en la vía de conciliación y 35% se judicializa, por ello se calcula que habrá 7,000 expedientes que se van a judicializar por año. 

El personal que actualmente labora en la Junta de Conciliación y Arbitraje (que cuenta con cuatro Juntas Especiales) no se va a trasladar al Poder Judicial, habrá una convocatoria abierta, donde podrán participar abogados postulantes, integrantes del Poder Judicial y también personal de esta dependencia, pero deberán estar especializados en materia laboral.

El Tribunal busca operar el Sistema de Justicia Laboral, a través del sistema de gestión judicial, parecido a como se opera en materia penal, donde hay jueces orales que tienen sala de audiencias, con equipos de secretarios, escribientes y actuarios.

“No vamos a crear juzgados unitarios, el juez con sus secretarios, escribientes y actuarios tendremos un modelo de gestión donde los jueces tienen la posibilidad de llevar los juicios de manera oral y tienen un pool de equipo que brinda apoyo en la gestión de sentencias".

"Esto nos da mucha eficiencia, tiempos de resolución mucho más cortos, evita rezagos, si un juez se incapacita, se puede asignar a otro juez, para que resuelva temas laborales”, concluyó.

kg