Cancú 0n, QR. Fonatur cometió fraude por haber comercializado terrenos en los que ahora no se puede construir debido a un amparo contra las autorizaciones federales al Malecón Tajamar, aseguró el obispo de la prelatura Cancún-Chetumal, Pedro Pablo Elizondo.

El problema en Malecón Tajamar es de Fonatur. ¿Cómo le va a hacer Fonatur para pagar los terrenos que ya vendió?. Ahora resulta que ya no se puede hacer nada, entonces es un fraude; pregúntenle a Fonatur qué va a hacer, porque tiene que pagar el dinero que recibió por los terrenos , dijo el prelado en entrevista telefónica.

La molestia del prelado deriva del proyecto para edificar una basílica en la zona de Malecón Tajamar, la cual no se ha podido iniciar.

Nosotros tenemos todos los permisos y papeles para construir en el Malecón, excepto el papel de Semarnat para el rescate de flora y fauna. El terreno de la catedral nos lo dio Fox, todo está en regla desde hace 10 años, pero ahora resulta que por los ambientalistas, por los periódicos, por un amparo al que le hicieron caso no se puede hacer nada; nosotros no vamos a demandar a Fonatur, no podemos , añadió.

El obispo dijo que sería una lástima que no se pudiese construir la catedral en Malecón Tajamar, pues iba a ser el único monumento con algo de atractivo turístico en Cancún; también descartó que desde ahora estén pensando en la reubicación del proyecto, aunque parece que ya se quedó en stand by , aseguró.

Insistió en que Fonatur enfrenta un gran problema, pues dijo que son casi 1,000 millones de pesos los que tiene que devolver por los terrenos que vendió y en los que ahora no se puede construir nada.

Cómo iba a ser la catedral

El proyecto que la iglesia católica pretendía construir estaba pensado para un aforo de 1,000 feligreses, jardineras, 290 cajones de estacionamiento, vista hacia la laguna, rampas para personas con discapacidad, así como vitrales con imágenes de la última cena, la llegada de la Virgen de Guadalupe a México, entre otros.

El edificio iba a ser pintado con un tono beige por dentro y fuera para representar la arena de las playas, mientras que el interior pretendía simular las estalactitas de los cenotes característicos de la península de Yucatán.

La arquitectura exterior pretendía simbolizar el rostro de la virgen, mientras que el techo de la estructura pretendía representar el manto de la Virgen de Guadalupe.

[email protected]