Monterrey, NL. El sistema de salud pública está fragmentado, y se enfoca más en la atención de las enfermedades y sus consecuencias y se ha limitado la innovación e investigación. La nueva administración de Nuevo León tendrá como retos: contar con un programa de prevención y promoción de la salud, tener una visión de las tendencias del futuro del sector y promover alianzas público-privadas.

La pandemia de Covid-19 evidenció la alta prevalencia de enfermedades crónico-degenerativas, como la obesidad y la diabetes, que son las principales causas de mortalidad en el estado y generan altos costos en la atención médica.

Así lo comentaron especialistas en el Foro Nuevo León Mañana Sobre Salud, “Tendencias y Acciones hacia la Salud en Nuevo León”, organizado por el Consejo Nuevo León para la Planeación Estratégica.

Desde su diseño original, el sistema de salud ha estado enfocado en atender las enfermedades y sus consecuencias; tanto la prevención como la promoción de la salud han sucedido de forma insuficiente'', indicó Martha Herrera González, presidenta de la Comisión de Desarrollo Humano, del Consejo Nuevo León.

Abundó, que en el sistema de salud de Nuevo León 62.17% de la población está afiliada al Instituto Mexicano del Seguro Social, 9.52% están inscritos al Instituto de Salud para el Bienestar, 3.38% al ISSSTELEÓN y el resto a Salud estatal.

Herrera González destacó que la subcomisión de Salud, del Consejo Nuevo León observa 17 áreas de oportunidad, que son recomendaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Presupuesto Limitado

Por su parte, José Ramos, líder ciudadano de la Subcomisión de Salud, indicó que el sistema de salud pública está limitado en su capacidad de gestión, por la duplicidad de infraestructura y capacidad ociosa.

Consideró que las empresas deben dar seguimiento puntual a la promoción de la salud, debido a que 70% de los adultos tienen obesidad y 11% padecen diabetes, lo que merma la salud de los trabajadores.

"No hay presupuesto que alcance y no hay tiempo que sobre, el reto principal (para el futuro gobierno) es innovar para hacer más con menos”, opinó José Ramos.

El presupuesto para gastos de operación del Sistema de Salud estatal para este año asciende a 2,990.77 millones de pesos, lo que representa un retroceso de 19.74% con respecto a 2020. Sin embargo, el año pasado el gobierno estatal hizo economías en otros rubros para asignarlos a infraestructura para atender a los pacientes con Covid-19, según datos de la Secretaría de Salud estatal.

“El Consejo Nuevo León construye (el futuro con el Plan Estratégico 2030), pero también se debe tener (a nivel gobierno estatal) una visión de las tendencias de salud, pensando en lo que puede ocurrir”, afirmó Enrique Ruelas, presidente y director del Instituto Internacional de Futuros de la Salud, de la OCDE.

A su vez, Guillermo Torre Amione, rector de TecSalud, y vicepresidente de investigación del TecSalud, del Tecnológico de Monterrey explicó que el sistema de salud estatal necesita una renovación radical, “necesitamos menos regulación central, tener capacidad de decidir, así como realizar más investigación con alianzas Público-Privadas”.

kg