Monterrey, NL. A nivel nacional, la Ciudad de México, el Estado de México, Guanajuato, Nuevo León y Puebla son las entidades donde más se comercializa mercancía pirata de todo tipo, ya que concentran 19 “mercados notorios”, indica la American Chamber of Commerce of México (AmCham), en su Estudio de Piratería en México, Diagnostico de la oferta y las acciones institucionales.

“Se han detectado 19 espacios físicos en el país dedicados a esta actividad, con productos que son violatorios de derechos de propiedad intelectual, como la Plaza de la Tecnología en la Ciudad de México, con productos de cómputo y el Santuario de Jalisco donde se venden productos farmacéuticos pirata”, dijo Francisco Rivas Rodríguez, director del Observatorio Nacional Ciudadano.

La piratería es un fenómeno complejo, que involucra a diversos actores como parte de la cadena comercial y ocasiona graves afectaciones para el país, su economía y sus consumidores.

No sólo representa pérdidas estimadas en más de 43,000 millones de pesos, sino que desalienta la creatividad, la producción científica, erosiona el Estado de Derecho y pone en riesgo la salud y seguridad de quien la consume, dijo Víctor Ramírez, presidente del Comité de Derechos de Propiedad Intelectual de la AmCham.

El siguiente paso, es lograr que la piratería adquiera relevancia en la agenda pública y política, dentro de la respuesta institucional asociada a procedimientos legales.

Los centros de distribución de estos productos que replican las marcas, se realizan en los mercados informales como tianguis, establecimientos en vía pública, así como en mercados formales y tiendas establecidas, mencionó Rivas Rodríguez.

Internet también se ha convertido en un medio de distribución de todo tipo de productos.

En su opinión, este fenómeno está en todos los sectores comerciales y está en constante evolución, debido a los cambios tecnológicos, lo cual genera una fuerte demanda.

“Hay que educar al ciudadano que la piratería mata la salud de quienes consumen (productos pirata), mata la innovación, se pierden empleos y debilita la baja recaudación”, enfatizó el director del Observatorio Nacional Ciudadano.

estados@eleconomista.mx

kg