Aunque las comunidades de Neblinas y Agua Zarca, ubicadas en el municipio de Landa de Matamoros, forman parte de la zona cafetalera de la Huasteca y el Golfo de México, su capacidad por cosecha de café ha mermado hasta 60 toneladas, de tal manera que han sido rebasadas por otros estados que cuentan con menos superficie de producción.

Panorama que dio a conocer la cafetalera de la marca Henry’s, Clara Mejía Maldonado, quien indicó que Querétaro tiene un rendimiento de 0.9 toneladas por hectárea; mientras que Morelos, de 3.5 toneladas.

Hace 10 años, aquí se producían 500 toneladas al año y ahorita van a menos de la mitad , comentó.

Contextualizó que Neblinas y Agua Zarca están ubicadas en la zona de la Sierra Gorda de la entidad, a 900 metros sobre el nivel del mar, donde hay un microclima especial, que pertenece a la Huasteca-Golfo de México, región productora de café bajo ciertas características .

Con ello, Clara Mejía acotó, Querétaro estaría en capacidad de producir café como los estados de Puebla y Veracruz, por el nivel

de altura que tenemos, pero se enfrenta como siempre a la falta de apoyos tecnológicos y de presupuesto para los pequeños productores .

Producción artesanal

La especialista dijo que se hacen sus labores de sembrar y cosechar café de manera artesanal sin lograr la calidad de limpieza del beneficiado que las normas exigen para otorgar la altura de exportación.

Los productores queretanos cada vez se desaniman más y abandonan sus huertas, porque ante la falta de calidad se castiga el precio del café y también su economía , dijo.

Añadió que los productores prefieren vender o abandonar sus tierras, que son óptimas para la siembra de la cereza del café y, por lo tanto, ya no hay quién corte la cereza y menos quién haga los otros procesos como despulpar el fruto.

A lo anterior, agregó que el precio internacional del café había estado muy bajo, esperemos que mejore e incentive a los productores y rescaten las huertas de Landa de Matamoros .

Hace dos años, Mejía Maldonado recordó que había 30 pequeños productores que trabajaban media hectárea de huerta en promedio y que en el sexenio del Gobernador Ignacio Loyola apoyaron para conformar unas cooperativas.

Pero se pelearon y desaparecieron, lanzaron la marca de café Neblinas pero no próspero, y ahora sólo se vende en una cafetería del mismo nombre , finalizó.

elvia.buenrostro@eleconomista.mx