El valor de producción manufacturera  en las entidades federativas del país cayó 4.4% a tasa anual real durante enero del 2018, que significó el peor inicio de año desde el  2009, cuando se presentó una disminución de 16.2 por ciento.

Al comparar el primer mes de la última década, se observan cinco reducciones fabriles: 2009, 2013, 2014 (ambos con 0.2%), 2015 (2.4%) y la de este año, que al cotejarla con el crecimiento de 17.0% en el 2017, hace más perceptible el desplome de la industria.

“En los últimos años la situación de la manufactura era de buen desempeño por el comercio exterior, lo que incentivó a este sector de forma importante; el hecho de que haya incertidumbre por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) detiene los flujos, lo cual perjudica a la industria”, explicó Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP)

En los meses siguientes podría recuperarse el dinamismo manufacturero y de comercio exterior, aunque en la actualidad se está en un momento de expectativa, por lo que podría suceder con el TLCAN y la negociación del nuevo Tratado de Asociación Transpacífico, añadió.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 20 estados de la República exhibieron retrocesos en el valor de producción manufacturera en enero, destacando Tamaulipas (23.7% a tasa anual real), Guanajuato (23.2%), Tabasco (21.9%), Coahuila (16.1%), Campeche (14.9%) y Veracruz (13.0 por ciento).

“La caída de Tamaulipas muy probablemente es por la incertidumbre en el sector energético pero también por la inseguridad que priva en esa entidad, mientras que en Coahuila está más asociado a una disminución de la actividad de manufactura en materia de exportación”, dijo José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic).

“Tabasco y Campeche son estados petroleros que tienen una disminución importante en sus actividades debido los bajos niveles del precio del petróleo, lo que afecta a varias industrias”, señaló Meléndez Aguilar.

Además, aquellas actividades que tuvieron un crecimiento se están ajustando, es decir, presentaron una base de comparación alta y por ello se mostraron disminuciones, puntualizó.

En Tamaulipas, la industria química contribuyó con 62.6% del valor de la manufactura y disminuyó 11.1%; mientras en Guanajuato su principal subsector fue la fabricación de equipo de transporte, con 43.8% del total, que se contrajo 38.3% en el periodo de análisis.

Pesos pesados

Las entidades con mayor aportación a la producción de las industrias manufactureras fueron el Estado de México (13.1%), Nuevo León (11.2%), Coahuila (9.8%), Guanajuato (9.2%) y Jalisco (6.5 por ciento). De este sólo registraron aumentos los territorios mexiquense y jalisciense.

Los motores en el Estado de México sin duda son el sector automotriz, la maquinaria y equipo eléctrico-electrónico, la manufactura vinculada con la mecánica y grandes trasnacionales que ahí operan, declaró el director del Idic.

Mientras que en Nuevo León sus fuertes son las autopartes, equipo electrónico, industria siderúrgica, fabricación de vidrio, alimentos procesados y Coahuila se apoya en el sector siderúrgico, automotriz, equipo eléctrico y de maquinaria, agregó.

La lógica de Guanajuato es distinta, ya que es una entidad importante del Bajío y su posición es estratégica, ya no se trata sólo de comercio exterior sino de un consumo o venta interior a la República, donde llega a vender a Nuevo León, Jalisco, Estado de México, Ciudad de México, y de esta manera capta más inversión para la manufactura, mencionó el analista del CIEP.

sin fuerza

Al cotejar las tasas anuales de la manufactura, en términos reales, del primer mes del 2017 y del 2018, las entidades del país con mayor pérdida de puntos porcentuales fueron Tabasco (137.2), Campeche (54.7), Guanajuato (52.5), Chiapas (43.9) e Hidalgo (39.2); estos estados pasaron de variaciones positivas a negativas.

“En general, existen factores externos e internos que intervienen en el sector manufacturero, uno de ellos es el tipo de cambio; cuando se encuentra el peso depreciado, esto genera mayores incentivos al comercio exterior e impulsa a la manufactura (...) el año anterior el precio del dólar tuvo una recuperación y esto ya no es un incentivo para seguir exportando a los mismos niveles”, manifestó Kristobal Meléndez.

“Otro factor es el dinamismo que hay en otros sectores, a veces hay oportunidades de inversión, si estos factores existen hay una expansión de la manufactura, o el caso contrario, si hay otros sectores más rentables empieza a perder fuerza”, destacó.

Avances

En el otro extremo, las entidades con los crecimientos anuales más elevados en el valor de producción durante enero del año en curso fueron San Luis Potosí (39.5%), Aguascalientes (38.2%), Zacatecas (21.9%), Oaxaca (7.3) y Colima con (7.2%); resalta que de este grupo únicamente el territorio potosino es uno de los siete estados que más aportó al total.

Este comportamiento de San Luis Potosí fue producto del subsector de fabricación de equipo de transporte (particularmente automotriz), el cual mostró la mayor participación en el valor total (53.9%) y la variación más elevada (113.5%); otros incrementos importantes se dieron en fabricación de maquinaria y equipo (74.1%), fabricación de productos metálicos (25.7%), industria química (20.0%) e industria del papel (11.7 por ciento).

“Para San Luis Potosí el año pasado fue muy importante, a pesar de que tenía un proyecto manufacturero automotriz considerable que fue cancelado por las políticas de Estados Unidos (...) en ese sentido, atrajo inversión extranjera”, refirió el especialista del CIEP.

De hecho, el estado registró el superávit financiero más alto en su historia el año pasado, de 2,647 millones de pesos, impulsado principalmente por la negociación con Ford Motor.

Recientemente el gobernador Juan Manuel Carreras López precisó que el 2017 fue atípico pues, si bien la negociación con la automotriz contribuyó con 44% de este superávit, acciones como la reestructuración de deuda, la reducción en gasto corriente y el incremento en gasto de inversión contribuyeron con un mayor ingreso.

De la Cruz Gallegos aseveró que Aguascalientes tiene más de 20 años que generó un proceso de desarrollo industrial muy vinculado al sector automotriz, a la exportación de autopartes, equipo electrónico y sector textil más tecnificado, lo que permite que mantenga un ritmo de crecimiento destacado.

Asimismo, indicó que los esfuerzos que se hacen a nivel estatal son los que han marcado un parteaguas para que las entidades citadas muestren aumentos, como el proceso de industrializarse, aunque también se complementan con algunas obras del gobierno, sin dejar de lado recursos extranjeros.

indicadores experimentan desaceleración

Volumen físico fabril en Nuevo León se reduce

Monterrey, NL. Durante febrero, el sector manufacturero de Nuevo León experimentó una ligera reducción en su volumen físico de producción. El índice se ubicó en 49.77 puntos, apenas debajo de la línea de contracción (umbral de 50 puntos).

Así lo indica el Reporte de Expectativas Económicas de la Manufactura estatal, que realizó la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León, con 203 empresas consultadas del 5 al 12 de marzo del año en curso.

Asimismo, otros indicadores que experimentaron una desaceleración fueron los nuevos pedidos, al pasar de 53.05 puntos en enero a 50.01 en febrero, mientras que las exportaciones también descendieron de 54.14 a 50.34 puntos en el mismo periodo.

Por otra parte, el índice que mide la variable de inventarios mostró una expansión al pasar de 50.61 puntos en enero a 52.26 en febrero, a consecuencia del menor incremento en la demanda de productos.

Ante este efecto, los industriales reaccionaron con una disminución en la contratación de personal y comenzaron a usar en menor medida su capacidad instalada.

El indicador de número de trabajadores pasó de 51.61 puntos en enero a 50.87 puntos en el mes pasado, mostrando un menor ritmo de las contrataciones de personal.

A su vez, la capacidad utilizada de las empresas pasó de 52.48 a 51.38 puntos.

Por otra parte, la inversión en maquinaria, equipo o construcción, mostró una baja; en el primer mes del 2018, 28% de las empresas destinaron recursos para inversión; sin embargo, al mes siguiente la cifra disminuyó a 22 por ciento. Uno de los niveles más bajos en los últimos 14 meses.

obstáculos

Aunado a este entorno, se observó un incremento de factores que incidieron negativamente sobre las ganancias empresariales.

El alza en los precios de las materias primas afectó a un mayor número de productores, 33% de ellos así lo refirió en el sondeo.

De la misma forma, el porcentaje de empresarios que percibieron como un obstáculo los mayores precios de los energéticos incrementó de 23.5% en enero a 26.1% en febrero. (Con información de Lourdes Flores)

[email protected]