El Gobierno de la Ciudad de México informó que no pagará 2,145 millones de pesos a los desarrolladores inmobiliarios que construyeron el parque La Mexicana, en Santa Fe, Cuajimalpa.

La jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum Pardo, explicó que se tomó esta decisión porque el titular de la Oficialía Mayor de la administración pasada, Jorge Silva, aceptó que la ciudad se endeudara con esta obra de “manera injustificada”.

“Esto es lo que queríamos informar a los habitantes, que por ningún motivo el gobierno de la ciudad iba a pagar 2,000 millones de pesos por algo que no se justificaba de ninguna manera”, dijo.

En conferencia, añadió que hicieron un avalúo donde descubrieron que no se respetó el convenio original, donde se pactó, a través de un documento, que los desarrolladores inmobiliarios debían crear un parque público a cambio de recibir una fracción del terreno para edificar viviendas en la zona.

Precisó que para desarrollar este parque se estableció el Sistema de Actuación por Cooperación La Mexicana, a través de él, la empresa Danhos Comercial debía crear este espacio público.

Sheinbaum Pardo expuso que después de hacer el avalúo se logró llegar a un acuerdo, e incluso se firmó un convenio con Danhos, así como con vecinos de Santa Fe, para que se desarrolle otro proyecto inmobiliario que consiste en un centro comercial y que se encontraba suspendido.

“El convenio fue firmado hace unos días por parte de la Seduvi, la Secretaría de Finanzas (...) Entonces quedó el convenio y pues ya van a poder iniciar sobre todo un centro comercial que estaba hasta este momento suspendido y algunas otras acciones que tienen que ver con el propio parque”, refirió.

La mandataria descartó que haya daño patrimonial, “porque no se erogó ningún centavo relacionado”.

En la administración pasada se construyó el parque La Mexicana, cuya extensión supera 30 hectáreas.

El desarrollo del proyecto tardó cinco años; originalmente, en lugar del parque, se preveía construir más de 6,000 viviendas, aunque vecinos de la zona manifestaron su inconformidad y lograron llegar a un acuerdo para detonar el parque actual.

estados@eleconomista.mx