Guadalajara, Jal. Con 80% de la producción nacional, Jalisco es el principal fabricante de anillos de graduación en todo México.

Pese a que la industria joyera vive una situación crítica ante el encarecimiento del oro, los fabricantes locales han explotado este nicho de mercado como una oportunidad de recuperación.

Jalisco produce alrededor de 100,000 de estas piezas cuyo mercado son las ciudades del norte del país, principalmente Monterrey donde la tradición marca que desde el nivel preescolar los estudiantes que se gradúan reciben un anillo de oro.

Son anillos genéricos que no llevan el nombre de la escuela, pero sí el diseño del jardín de niños o de la primaria , comentó el presidente de la Cámara de la Industria de Joyería y Platería del Estado de Jalisco, Horacio Vázquez Parada.

Indicó que el grueso del mercado para estas piezas se encuentra en la población estudiantil del nivel kínder, primaria y secundaria para la cual se elaboran anillos de oro, plata y estaño que es el material más económico, aunque no el más demandado.

Tenemos anillos de oro para kínder que pesan medio gramo y que en la venta al consumidor final podría llegar a 250 pesos la pieza de oro , puntualizó Vázquez Parada.

INSEGURIDAD DETONA ORO BLANCO

De acuerdo con el Presidente de la Cámara Joyera, los problemas de inseguridad que afectan al país han provocado un alza en la demanda de joyas elaboradas con oro blanco.

Derivado de la violencia y el incremento histórico que ha registrado el precio del oro, el costo de las alhajas al consumidor final ha aumentado 20% en lo que va del presente año y las ventas han caída hasta 50% en los comercios establecidos, de acuerdo con Horacio Vázquez.