Cancún, QR. El Auditorio del Bienestar, un inmueble para 12,000 espectadores inaugurado apenas nueve días antes de que Roberto Borge dejara el cargo de gobernador de Quintana Roo, requiere actualmente una inversión de alrededor de 70 millones de pesos para poder cumplir con los fines para los que fue construido.

Lo anterior, de acuerdo con información de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), cuyo titular, Jorge Portilla Mánica, además confirmó que se alistan denuncias por la vía penal así como procedimientos administrativos en contra de los exfuncionarios involucrados en este proyecto.

Comentó que, de manera paralela a las investigaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), a nivel estatal se ha podido determinar que el recinto no es apto para los fines para los que fue creado, pues carece de sistema de aire acondicionado, estacionamiento y necesita una redistribución de las butacas de la zona baja del inmueble, debido a que la manera en que están dispuestas actualmente impide una evacuación segura de las personas.

Además, el funcionario indicó que el inmueble presenta una parte a cielo abierto que tendrá que cerrarse para poder introducir el sistema de climatización, lo cual es una muestra más de la mala planeación con la que fue ejecutado el proyecto.

Rafael del Pozo Dergal, titular de la Secretaría de la Gestión Pública estatal, corroboró en entrevista aparte, que entre las 12 denuncias nuevas que preparan en contra de exfuncionarios de la anterior administración borgista hay por lo menos una relacionada con el Auditorio del Bienestar, además de que varios exfuncionarios de la Sintra forman parte de una lista de casi 100 personas a las que se les iniciarán procedimientos administrativos sancionatorios, tanto por este caso como por otras irregularidades.

De talla mundial

El 7 de septiembre del 2014, Roberto Borge Angulo colocó la primera piedra del Auditorio del Bienestar, que fue anunciado como la obra cumbre para espectáculos de talla mundial que le hacía falta a Cancún.

Para su construcción se destinaron 244 millones de pesos; el tiempo de ejecución proyectado fue de siete meses.

Auditorías federales

Derivado de las auditorías a la cuenta pública del 2014 de Quintana Roo, la ASF solicitó en noviembre del 2015 a la Secretaría de la Gestión Pública del estado, iniciar un procedimiento administrativo sancionatorio en contra de funcionarios de la Sintra que, por acción u omisión, permitieron que el auditorio se construyera sin dictámenes, permisos ni licencias correspondientes.

En total se aplicaron cuatro auditorías al proyecto, que derivaron en cinco observaciones; de éstas, tres fueron solventadas por la entidad fiscalizada en este caso la Sintra , mientras que las dos restantes derivaron en dos recomendaciones y dos promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria.

Una de las dos observaciones no acreditadas por el gobierno, tiene que ver con el hecho de que la Sintra no contaba con las licencias ni permisos de la obra, además de no haber tramitado la correspondiente Manifestación de Impacto Ambiental.

En la segunda observación, la ASF señala que el inmueble no cuenta con un área de estacionamiento, no obstante que en el expediente único presentado por la entidad fiscalizada (Sintra) para la autorización de recursos, el proyecto incluye la construcción de un estacionamiento con capacidad de 4,000 vehículos y 20 autobuses.

Por otra parte, se constató que, aun cuando la entidad fiscalizada manifestó que la obra fue concluida en marzo del 2015, al mes de agosto del mismo año no se encontraba operando ni se había efectuado la entrega a la instancia correspondiente; lo que ha generado un gasto extraordinario del área ejecutora en el mantenimiento del inmueble y, por consiguiente, ha incidido negativamente en el cumplimiento de los objetivos para los cuales fue construido el auditorio .

[email protected]