Guadalajara, Jal. La ola naranja del Movimiento Ciudadano (MC), que el pasado 1 de julio obtuvo el triunfo en ocho de los nueve municipios  que conforman el área metropolitana de Guadalajara (tres en coalición Por México al Frente y cinco de forma individual), manejará los presupuestos municipales más importantes del país.

Solo entre Guadalajara y Zapopan, el presupuesto de ambos ayuntamientos en el presente año supera los 16,000 millones de pesos ya que Zapopan está ejerciendo 7,599 millones de pesos mientras Guadalajara proyectó a inicios de año, 8,416 millones de pesos en su presupuesto 2018.

El gobierno municipal de la capital jalisciense lo encabezará Ismael del Toro, quien ya fue alcalde de Tlajomulco de Zúñiga y pertenece al equipo cercano y grupo político del ganador de la gubernatura Enrique Alfaro, mientras en Zapopan, gobernará un segundo trienio el empresario Pablo Lemus Navarro quien contendió y ganó la reelección.

“Cuando yo tomé la administración, me la entregaron con 4,600 millones de pesos; hoy tenemos 7,600 millones; es decir, en dos años y medio crecimos el presupuesto en 60%”, dijo a El Economista el ganador de la reelección en Zapopan, Pablo Lemus.

Explicó que el crecimiento del presupuesto fue posible a través de un aumento en la recaudación propia y la gestión de recursos federales.

“A nosotros nos entregaron la recaudación propia, creo que andaba como en 42% y ahora la traemos arriba del 50%. Tenemos dos fuentes de ingreso principales de recursos propios, el impuesto predial y transmisiones patrimoniales”, detalló el alcalde reelecto de Zapopan.

Explicó que solo por impuesto predial, al cierre de 2018 Zapopan captará más de 1,000 millones de pesos que suponen un aumento de 66% en comparación con los 600 millones de pesos de ingresos por predial que tenía el municipio en 2015 al iniciar el actual trienio.

“El rubro de transmisiones patrimoniales que es el impuesto que pagas cuando hay una compra-venta de una propiedad, nos lo entregaron en 350 y este año va a llegar a 800 millones de pesos”, además de los recursos federales que logró atraer el gobierno municipal, según indicó Lemus.

El también expresidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), anticipó que en 2019, el presupuesto de Zapopan superará los 8,000 millones de pesos de los cuales, dijo, 4,000 millones de pesos se destinarán a infraestructura vial, educativa, deportiva y cultural.

“En los tres años, invertimos en obra pública e infraestructura, 3,600 millones de pesos; triplicamos la inversión que hizo la pasada administración”, subrayó.  

Por su parte, el presidente municipal electo de Guadalajara, Ismael del Toro, refirió que el presupuesto tapatío al inicio de la administración rondaba los 6,000 millones de pesos por lo que los casi 8,500 millones que este año erogará el municipio, “nos permitirán iniciar una administración en condiciones muy distintas; eso nos va a permitir, desde la fortaleza de nuestras finanzas municipales, generar una agenda de buena gestión”.

Deuda pública

Pese a que Guadalajara y Zapopan heredaron deudas considerables en 2015, los próximos gobiernos municipales de Guadalajara y Zapopan que asumirán el cargo el próximo 1 de octubre, reestructuraron bien su deuda y actualmente cuentan con “buena calidad crediticia, están bien calificados”, afirmó el titular de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (Sepaf), Héctor Pérez Partida.

“En el caso de la zona metropolitana, Guadalajara, Zapopan están bien calificados; han venido reestructurando sus créditos para bajar tasas de interés al igual que lo hemos hecho también nosotros”, indicó el funcionario estatal.

De acuerdo con Pablo Lemus Navarro, al recibir la administración en 2015, el gobierno municipal contaba con un presupuesto de 4,600 millones de pesos y una deuda de 1,300 millones de pasivo bancario de largo plazo y 650 millones de pasivo de corto plazo.

“Hoy tenemos 7,600 millones de pesos de presupuesto y la deuda bancaria la bajamos de 1,300 a 1,000 millones; bajamos 300 millones de pesos la deuda porque ya estamos pagando capital. No solamente no hemos contratado pasivos sino que los hemos disminuido”, explicó el alcalde reelecto.

En tanto, en Guadalajara, el alcalde electo Ismael del Toro, negó que vaya a contratar deuda adicional toda vez que, dijo, “Guadalajara llegó a ser el municipio más endeudado del país. Esa situación ya se está resolviendo y yo voy a hacer un análisis para ver si todavía cabe hacer una reestructuración que permita todavía mejorar la calificación crediticia y tener todavía mejores condiciones financieras”.   

Al cierre de 2017, la deuda pública del municipio alcanzó los 2,260 millones de pesos.

Presidentes municipales AMG:

   Movimiento Ciudadano             

  • Guadalajara: Ismael del Toro Castro
  • Zapopan: Pablo Lemus Navarro (reelecto)
  • Tlajomulco de Zúñiga: Salvador Zamora
  • Zapotlanejo: Héctor Álvarez Contreras (reelecto)
  • Juanacatlán: Adriana Cortés González

Por Jalisco al Frente (PAN, PRD, MC):

  • San Pedro Tlaquepaque: María Elena Limón
  • Tonalá: Juan Antonio González
  • El Salto: Ricardo Zaid Santillán
  • El único de los nueve municipios del AMG que no ganó MC fue Ixtlahuacán de los Membrillos donde obtuvo el triunfo el PRI.