Ante las peticiones del sector restaurantero, de que sea declarado como una actividad completamente esencial y operen con afluencia de comensales, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, aseguró que este lunes dialogará con esta rama económica.

Sobre el grupo de restaurantes del Valle de México que señalan que reabrirán este lunes 11 de enero a pesar del semáforo rojo epidemiológico, la mandataria aclaró que no busca politizar este tema e invitó al resto del sector a participar en la mesa de diálogo que habrá.

Sin embargo, precisó que este lunes, el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) realizará un recorrido para cuidar que los restaurantes estén cumpliendo con las medidas sanitarias.

Al respecto, las secretarías de Gobierno, de Desarrollo Económico, de Turismo, así como la Agencia Digital de Innovación Pública, dieron a conocer que en atención a la solicitud del sector de alimentos y servicios, establecerán mesas de trabajo para ver la próxima reapertura de restaurantes.

Además, las dependencias informaron que ya exhortaron a la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), los Directores de Cadenas de Restaurantes (Dicares) y la Asociación Mexicana de Restaurantes (AMR) a que participen.

Reiteraron que analizarán las propuestas de la industria restaurantera de que se les permita trabajar con un aforo de 25% en interiores y 35% en terrazas, mesas de seis comensales máximo, horario de apertura hasta las 22:00, de martes a domingo, con cierre los lunes, salvo servicio para llevar.

Recordaron que los restaurantes capitalinos durante enero no pagarán el Impuesto sobre Nómina y se les beneficiará con 100,000 apoyos directos, cada uno por 2,200 pesos.

Contexto

A finales del 2020, autoridades federales y locales declararon el regreso de la capital del país y del Estado de México al color rojo; la disposición de primera instancia contemplaba una vigencia desde el 19 de diciembre del año pasado, hasta el 10 de enero del 2021.

Por lo mismo, al regresar a esta etapa, solamente se les permitió operar a las actividades económicas consideradas como esenciales, sin embargo, se precisó que el sector de alimentos preparados seguiría funcionando únicamente con servicio de entrega.

Tras tres semanas de que el Valle de México estuviera en esta etapa y ante el hecho de que no se sabía si se seguiría en este color, restauranteros de la región pidieron que a su sector se le pudiera considerar como actividad esencial.

Por medio de una carta publicada, los más de 500 restaurantes capitalinos y mexiquenses expusieron que por el primer confinamiento, entre marzo y mayo del 2020, en la zona del Valle de México cerraron 13,500 establecimientos.

A pesar de las peticiones, los gobiernos locales dijeron que las entidades se mantendrán, como mínimo hasta el 17 de enero, en color rojo y con ello, las restricciones sanitarias seguirían igual.

Como respuesta, un grupo de restauranteros del Valle de México advirtió que reabrirán sus puertas a los comensales este 11 de enero, pero con controles sanitarios; por su parte, la Canirac, así como los Dicares y la AMR lamentaron “la falta de sensibilidad” de las autoridades locales, “ante el llamado para que el sector sea considerado actividad esencial”.

estados@eleconomista.mx