Guadalajara, Jal. Pese a que Jalisco ha apostado por la reconversión de cultivos para obtener mayor rentabilidad en el campo, hasta ahora, la entidad sobresale en producción y exportación de agave, aguacate y berries, pero falta apostar por “el cultivo legal más rentable de todos que es la floricultura”.

De acuerdo con Jesús Antonio Arboleda Peña, asesor del Departamento de Ingeniería de Proyectos de la Universidad de Guadalajara (UdeG), la floricultura es el cultivo más rentable porque “es agricultura protegida bajo invernadero, y porque es agricultura súper intensiva; es decir, con muchas plantas en poco espacio de terreno”.

Según el experto, sobre una superficie de una hectárea se cultivan 700,000 plantas de crisantemo o 70,000 plantas de rosal, cada una de las cuales produce de 25 a 30 rosas por año, lo que significa que anualmente, esa superficie producirá más de 2 millones de rosas cada una, las cuales se comercializan en esta capital en un promedio de 10 pesos.

“Las flores son un producto suntuario, caro y no necesario para vivir; sin embargo, sólo en el área metropolitana de Guadalajara, un día común, sin que se celebre una fecha especial, se comercializan entre 60,000 y 80,000 rosas, todas traídas del Estado de México”, detalló Arboleda Peña.

El especialista destacó que hay un mercado potencial tanto local como internacional para la floricultura, toda vez que sólo Estados Unidos consume anualmente 10,000 millones de dólares en flores, de la cuales, 70% lo importa de Colombia que es el segundo productor mundial sólo después de Holanda.

Añadió que a diferencia del agave en el que hay que esperar entre cuatro y siete años para obtener beneficios económicos de ese cultivo, en la floricultura el retorno de inversión se logra en un año.

“Una buena planta de rosal, a los tres meses, usted ya está cortando y vendiendo; lo mismo una buena planta de crisantemo, a los 90 días está usted cortando y vendiendo; entonces, por ser agricultura rápida es la más rentable y 70% de los trabajadores son mujeres”, indicó el experto.

Inversión requerida

Debido a que la floricultura debe manejarse como “una fábrica de flores” donde hay procesos establecidos y sus trabajadores reciben todas las prestaciones de ley, los emprendedores interesados deben contar con un capital mínimo de 1 millón de pesos para invertir en este sector, afirmó el coordinador del diplomado en Creación y Desarrollo de Empresas Florícolas que iniciará en la UdeG el próximo 18 de agosto.

“Hay tres costos iniciales que se deben considerar; hay que tener un terreno mínimo de una hectárea de preferencia en una topografía plana porque se requiere construir una estructura metálica cubierta de plástico que se llama invernadero y hay que conseguir las primeras plantas de buena calidad”, explicó el experto.

estados@eleconomista.mx