Cancún, QR. La cumbre internacional sobre sargazo que se realizará a finales de este mes en Cancún tendrá como objetivo principal no sólo la elaboración de un plan integral de atención a esta problemática, sino la solicitud de recursos a organismos internacionales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y las agencias internacionales de cooperación.

Así lo adelantó Alfredo Arellano Guillermo, secretario de Ecología y Medio Ambiente del gobierno del Quintana Roo, quien informó que hasta el momento están confirmados 11 países de los 19 de la región Caribe que han sido convocados.

“Estaremos enfocando las acciones para poder conformar una agenda de trabajo regional tanto para buscar recursos internacionales como para buscar el análisis y la investigación de las causas que están provocando este fenómeno”, explicó.

Adelantó que el costo de la estrategia o el protocolo de combate al sargazo que elaboró el gobierno del estado para la arribazón masiva de este año tiene un costo aproximado de 80 millones de pesos mensuales, los cuales cubrirían un tramo de 30 kilómetros de costa, principalmente de las playas turísticas de la entidad.

Dicha estrategia incluye la colocación de las barreras de contención divididas en siete grandes tramos, la recolección del alga en barcazas especiales, el traslado y posterior revalorización del material orgánico para su aprovechamiento, así como la limpieza sobre la playa con maquinaria y operarios.

Los municipios que quedarían dentro de la estrategia son Othón P. Blanco, Tulum, Solidaridad, Puerto Morelos y Benito Juárez.

Declaratoria

El viernes pasado se publicó en el Periódico Oficial del estado la declaratoria para la aplicación de protocolos de combate, “ante el inminente desastre derivado del arribo y descomposición del sargazo en los litorales del estado de Quintana Roo, con afectación de las costas”.

En dicha declaratoria se ordena que se realicen las acciones necesarias para prevenir, mitigar, proteger, restaurar y atender las situaciones relacionadas con la alteración medioambiental de las playas y costas de Quintana Roo por causa de utilidad pública.

En la declaratoria se hace referencia al inminente desastre natural, identificado como fenómeno natural perturbador de tipo sanitario ecológico, además de que supone un problema grave de contaminación, puesto que al descomponerse el alga se producen productos que pueden llegar a ser tóxicos si no se controlan como al arsénico y el ácido clorhídrico, trayendo aparejada la afectación de las actividades económicas.

El secretario de Ecología y Medio Ambiente aseguró que esta estrategia requerirá de la aportación de municipios, Federación, gobierno del estado y la Iniciativa Privada, pues los recursos que se requieren son muchos y sólo ello garantiza una protección permanente de las costas en el corto y mediano plazos.

[email protected]