Guadalajara, Jal. Pese a ser un combustible relativamente nuevo en el mercado, el uso de gas natural en vehículos de uso intensivo en el área metropolitana de Guadalajara ha ido en aumento.

Josué Hernández Tapia, director y fundador de la compañía queretana Natgas, dijo a El Economista que además del ahorro que supone el uso de gas en comparación con la gasolina o el diesel, la empresa lleva a cabo un plan de financiamiento, ya sea para la conversión de vehículos o para adquirir autos nuevos ya convertidos.

“Tenemos un esquema donde trabajamos con financieras aliadas, por lo que los clientes interesados no tienen que desembolsar un solo peso, ya que se les financia y lo van a estar pagando con el mismo ahorro. Con un sobreprecio que se les carga en cada litro de gas, terminan pagando menos de lo que cuesta actualmente el litro de gasolina y ya están pagando el financiamiento de la conversión”, explicó.

Detalló que el precio promedio de una conversión de un auto sedán cuatro cilindros es de 35,000 pesos y el ahorro en precio respecto a la gasolina es de más de 50 por ciento.

“Estamos hablando de que los ahorros van de 4,000 a 8,000 pesos mensuales” para vehículos de uso intensivo como taxis, personal o flotillas de empresas privadas y de gobierno.

“Ya entramos con el financiamiento no solamente para la conversión, sino que ya estamos financiando vehículos nuevos con conversión”, enfatizó Hernández Tapia.

En puerta

A raíz de la apertura en noviembre del año pasado de su primera estación de gas natural para transporte público y automóviles en Guadalajara, la compañía queretana Natgas ya cuenta con 550 clientes en esta ciudad y ha conseguido la conversión de 150 autos mensuales en promedio.

“Estamos en un proceso de evangelización del mercado; además, por el segmento que atacamos específicamente que es el de taxis y transporte público, estamos en esa fase donde ellos están conociendo el producto, percibiendo los beneficios tangibles, el ahorro y de ahí empieza la recomendación boca a boca y ahí es donde viene un crecimiento importante”, ahondó el director de la firma.

Actualmente, la empresa construye su segunda estación de servicio en la zona de la central de abastos y tramita permisos para su tercera estación en esta capital, que estaría ubicada en el municipio de Zapopan.

De acuerdo con su proyecto de expansión, la compañía prevé concluir el 2022 con 42 estaciones de servicio en todo el país que suponen una inversión superior a 200 millones de pesos.

Sólo entre el 2018 y el 2019 proyecta abrir estaciones en Guadalajara, Aguascalientes, Monterrey, Querétaro, Guanajuato, León y Tijuana.

Aunque aseguró que no hay intenciones de frenar las inversiones, Josué Hernández admitió que hay temor entre los empresarios del sector ante un posible cambio en la política de apertura en el sector energético.

“Como emprendedores mexicanos tenemos temor. En estos últimos años, el incremento en los combustibles ha golpeado mucho y buscamos emprender en una alternativa que revirtiera ese efecto. Nos da miedo la incertidumbre de lo que puede pasar; no queremos ver a futuro control de precios o políticas que desaceleren el desarrollo de este mercado”, puntualizó.

[email protected]