Para poder mejorar las expectativas de recuperación económica del país y así asegurar un crecimiento, se debe cuidar y proteger a los estados con vocación industrial, sobre todo a los manufactureros, aseguró Pedro López Elías, presidente y socio fundador de López Elías Finanzas Públicas.

Durante el foro virtual ¿Habrá recuperación económica para 2021? organizado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Sonora Norte, el especialista explicó que si bien a nivel general el panorama no se ve sencillo, debido a los recortes de los recursos federales y también a la merma que están sufriendo los ingresos locales, los estados industriales tienen mayores márgenes de recuperación, debido a que durante el 2020 la Unión Americana comenzó a demandar productos manufactureros de México.

En ese sentido, reiteró que los estados cuya vocación sea industrial y manufacturera deben generar un plan de reactivación que les permita aprovechar la dinámica de consumo que está proporcionando Estados Unidos hacia el sector automotriz.

“Es un sector muy dinámico, es probable que sea de los que rápidamente se recuperen, porque los Estados Unidos van a estar adquiriendo muchos de los vehículos que se fabrican en nuestro país. Sin duda alguna, los estados ligados al tema automotriz, el caso de Sonora, Guanajuato, Chihuahua, Puebla, pudieran avanzar más rápido en la recuperación”, manifestó.

Detalló que los gobiernos locales y las empresas deben realizar esfuerzos en conjunto para que se les dé prioridad en la agenda a las actividades industriales.

Más acciones

López Elías expuso que el panorama que enfrentan el resto de los estados no se ve alentador, por lo que deben detonar la inversión en obra pública, así como reducir los gastos burocráticos.

“La situación para todos los estados de la República no se ve sencilla por dos razones: ingresos propios y transferencias federales. En promedio, entre 85% y 90% de los ingresos de un estado provienen de transferencias federales, son de diversos rubros, pero el rubro principal es el de participaciones, y ahí se está estimando una reducción de las mismas para transferir a los estados. Esa reducción aproximadamente representa 2 o 3% menos. Y en el caso de los ingresos propios también viene una reducción”, dijo.

El especialista aseveró que lo estados tienen que reducir el gasto propio, la estructura burocrática e impulsar la inversión para que haya más obras y, por ende, más empleo, que puedan generar ingresos propios.

Además de ello, otro elemento que podrá ayudar es el plan nacional de vacunación, ya que esto permitirá que se restablezca el consumo, lo que beneficiará directamente a las actividades terciarias. 

estados@eleconomista.mx