Este 1 de enero entra en vigor la prohibición, comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico desechables, las multas para quienes no la acaten van de los 42,000 hasta 170,000 pesos, según lo previsto por la Ley de Residuos Sólidos de la Ciudad de México.

En conferencia de prensa, la directora General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) capitalina, Andrée Lilian Guigue Pérez, explicó que el principal objetivo es lograr un consumo responsable y se dejen de usar plásticos para no generar contaminación en la ciudad.

“No se va a permitir que se comercialice, ni que se distribuya, ni que se le entregue al consumidor una bolsa de plástico desechable, llámese un sitio de venta como papelería, zapatería, tienda departamental. Por eso, el principal vigilante será el consumidor, quien verá que no se entreguen y, sobre todo, que no aceptará este tipo de bolsas”, resaltó. 

La funcionaria local detalló que se permitirán que se comercialicen y utilicen envoltorios compostables, de igual forma, algunos productos alimenticios también podrán ser transportados en bolsas.

“Es importante que la gente sepa que sí habrá bolsitas por cuestión de salubridad, ya que hay alimentos donde se tiene contacto directo, como sucede con las carnes frías (...) Está permitido por un asunto de salubridad e higiene; sin embargo, si empezamos a tener una cultura de llevar nuestro recipiente para comprar este tipo de productos, seguramente el consumo de estas bolsas será mínimo”, refirió.

Andrée Lilian sostuvo que si un ciudadano llegase a detectar que en algún establecimiento se están llevando a cabo acciones con bolsas de un solo uso, puede reportar con la Sedema así como con el Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México.

Agregó que estarán dialogando y trabajando con la Agencia Digital de Innovación Pública (Adip) para crear un mecanismo directo de denuncia más sencillo. 

“Hay inspectores en la Secretaría del Medio Ambiente, pero quien más nos dice las cosas que están pasando en la ciudad es la gente. La gente nos mantiene enterados de todo porque no tendríamos capacidad nunca para tener vigilantes o inspectores en toda la ciudad, en todos los puntos de la capital”, ahondó.

Además, precisó que con estas acciones busca ponerle fin a más de 1,689 millones de bolsas de un solo uso.

Antecedentes 

La titular de Sedema Ciudad de México recordó que en años pasados se intentó retirar estas bolsas pero “no se logró porque la industria se impuso y el consumidor no se comprometió”.

Hay que recordar que fue en mayo del 2019, que el Congreso local aprobó reformar la Ley de Residuos Sólidos de la Ciudad de México, donde se prohíbe el uso y comercialización de bolsas de un solo uso para el 2020, para el 2021 quedarán prohibidos artículos de plástico de un solo uso, como cubiertos, popotes, vasos, globos.

Desde entonces, tanto la Iniciativa Privada como la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) aseguraron que prohibir el uso de bolsas de plástico no resolverá el daño ecológico, y que no se les había tomado en cuenta. 

Precisamente, ANIPAC agregó que los gobiernos estatales debían coordinarse con la autoridad federal para otorgar incentivos fiscales a la industria del plástico, ya que sólo así se podrán producir objetos más amigables con el medio ambiente. 

abr