El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) declaró en Estado Operativo de Emergencia al despacho de electricidad en la Península Yucatán, ya que existe un déficit de 985 megawatts, es decir, 44% menos energía de la que se demandará entre abril y octubre.

En el oficio CENACE/DOPS/128/2019, dirigido a todos los integrantes de la industria eléctrica, el subdirector de Operación del Cenace, Luis Sergio Martínez Reyes, explicó que ante la falta de disponibilidad de gas natural, las centrales de generación en la península operarán a sólo 25% de su capacidad, ya que se contará con 315 megawatts de los 1,262 megawatts instalados a cargo de la CFE en tres ciclos combinados.

“Para los siguientes meses del año persistirá una indisponibilidad de gas natural hacia la Península de Yucatán del orden de 200,000 gigajoules al día y en consecuencia una indisponibilidad de generación en las centrales de ciclo combinado correspondientes al 75% de la capacidad total instalada de 1,262 megawatts”, refirió, “es decir, sólo se tendrán disponibles alrededor de 315 megawatts de ciclo combinado consumiendo gas natural”.

En tanto, la Península presentará demandas máximas de alrededor de 2,170 megawatts en los meses referidos, aunado al compromiso de exportación de 50 megawatts a Belice, lo que se traduce en un requerimiento total de energía eléctrica de 2,220 megawatts para el presente año.

Además, se determinó que la capacidad de despacho de energía eléctrica del Sistema Interconectado Nacional (SIN) es de máximo 1,235 megawatts, es decir, 56% de las necesidades, luego de que se activó el criterio N-1 del Código de Red para operar en estado de alerta.

Desde el pasado 14 de junio, la empresa Generación V de la CFE informó al Cenace que el parque de generación localizado en la Península de Yucatán ha presentado desabasto de combustibles, incidencia de fallas fortuitas y degradaciones que han incidido en una baja confiabilidad en la capacidad de disponibilidad de energía.

Ello, debido al permanente estado de fuerza mayor declarado por Petróleos Mexicanos (Pemex) a raíz de la explosión en la plataforma marina Abkatun Alfa, con lo que se afectó de manera importante la oferta de gas natural en el sureste del país, lo que significa hoy una reducción de más de 200,000 gigajoules por día en la inyección de gas natural, equivalentes a una indisponibilidad de 1,140 megawatts en centrales de ciclo combinado.

Además, por cuestiones de seguridad se suspendió la descarga de diésel en la central de ciclo combinado Mérida III, ya que se encuentra generando con dicho combustible, pero debe operar a carga media durante las horas del día de alta demanda y se desconecta en horas de baja demanda para recuperar inventarios de diésel.

Finalmente, con base en la Ley de la Industria Eléctrica se instruyó a todos los integrantes de la industria para que en el ámbito de sus respectivas competencias se tomen las medidas operativas necesarias en términos de la normatividad aplicable.

[email protected]