Guadalajara, Jal. La pandemia de Covid-19 también modificó el mercado inmobiliario en el país, y al cierre del primer semestre del año, los estados de la región Centro-Bajío destacaron por su crecimiento en el sector vivienda.

El director de Marketing de Lamudi, Daniel Narváez, dijo a El Economista que prácticas como el home office y las clases en línea han permitido a las familias cambiar su residencia del Valle de México a los estados centrales del país, que ofrece viviendas a menor costo.    

“La zona central o Bajío se ha ido consolidando como un lugar de inversión segura con una economía dinámica y buena calidad de vida, por ello son muchos los mexicanos que han decidido cambiar su lugar de residencia a ciudades donde adquirir una propiedad puede ser más barato que en la capital del país”, subrayó.

Añadió que otra tendencia tras la pandemia, es que bajó la demanda de departamentos reducidos, cuyo atractivo eran las amenidades que ofrecían esos condominios como albercas, gimnasios y otros espacios de convivencia que, debido al distanciamiento social, no pueden ser ocupados. Según Lamudi, 11 estados conforman 80% de la demanda total de inmuebles en México, entre los cuales destacan Jalisco, Querétaro, Puebla, Guanajuato, San Luis Potosí y Veracruz.

En cuanto a oferta inmobiliaria en esta región, destaca Jalisco con 17% de la oferta residencial, seguido de Querétaro con 15 por ciento.

Daniel Narváez destacó que la demanda residencial se inclina hacia la vivienda del segmento medio y residencial; es decir, que las propiedades más buscadas son aquellas cuyo precio oscila entre 1 y 7 millones de pesos.

De acuerdo con Lamudi, Jalisco ocupa el cuarto sitio a nivel nacional en la búsqueda de propiedades a través de internet, destacando la demanda por parte de la generación millennial, quienes buscan rentar departamentos en la capital del estado.

estados@eleconomista.mx