Puebla, Pue. Restauranteros no están de acuerdo en los cobros de hasta 8,000 pesos anuales por usar música para ambientar los establecimientos, cuota que les piden cubrir algunas asociaciones de autores y compositores, motivo por el que no todos pagan al considerar un exceso.

Así lo expuso la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) local, Olga Méndez Juárez, quien argumentó que se les hace injusto pagar cuando no hay un fin de lucro, ya que las personas acuden a comer, no a escuchar música.

No obstante, dijo que los empresarios del sector cuando usan música como ambiente pagan suscripciones de Spotify u otra aplicación, pero eso no es suficiente y algunas representaciones como la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) o la Sociedad Mexicana de Productores de Fonogramas, Videogramas y Multimedia (Somexfon), entre otras, los visitan para reclamar el pago a quien se deje, basándose en las facultades que les da el Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor).

Ante esto, también expuso que algunos restauranteros han optado por mejor de poner música como parte del ambiente para evitar alguna sanción por incumplimiento, aunque existen lagunas legales que se deben aclarar, porque hay bares y cantinas, a los cuales no se les exige el pago.

Refirió que en esta época del año es cuando hay más visitas a los negocios, con motivo de que se organizan eventos de fin de año para las empresas, ya sean desayunos, comidas o cenas.

Multas

Méndez Juárez comentó que sólo tienen convenio con la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) a la que pagan, ya que también les ayuda a evitar multas de otras agrupaciones que reclaman regalías por uso de la música en los establecimientos.

“No estamos de acuerdo, aunque sí hay un sustento legal, tenemos nuestras reservas del por qué pagar, por ejemplo, algunos pagan el sistema de música a través de Spotify o Sky; no se comercializa la música porque se pone como ambiental, la gente que viene a comer no llega por la música que ponemos, sino por el menú”, sostuvo.

La dirigente de la Canirac no quiso dar un porcentaje sobre el cumplimiento de sus más de 700 socios, ya que de manera particular cada uno toma las decisiones de pagar o no a las agrupaciones.

No obstante, la empresaria restaurantera dijo estar consciente que hay multas caras, hasta de 100,000 pesos, para los negocios del sector por incumplir, pero no se han dado casos entre sus socios.

estados@eleconomista.mx