Querétaro, Qro. Empresarios de centros nocturnos alistan un evento piloto para aplicar pruebas rápidas de Covid-19 a la clientela y evaluar los resultados; sin embargo, autoridades estatales han señalado que la iniciativa podría ser inviable.

La Asociación de Empresarios y Trabajadores de Discotecas, Bares y Entretenimiento de Querétaro adquirió un lote de 100 pruebas rápidas para llevar a cabo el piloto en un establecimiento este próximo sábado, informó el presidente de la asociación, Emilio Lugo.

En relación con la propuesta, la directora de Servicios de Salud, Martina Pérez Rendón, destacó que la aplicación de pruebas rápidas no es garantía de que la persona no esté contagiada, ya que se puede encontrar en el periodo de incubación del virus, en el cual la carga viral es baja y no podría ser detectada, debido a que este tipo de pruebas identifican mayores cargas virales.

“Están en la libertad de adoptar la medida que consideren pertinente; sin embargo, hemos platicado que el momento adecuado para aplicar pruebas rápidas es en personas con síntomas, asumimos que una persona que acude a cualquier centro de diversión pues no tiene síntomas, no es el candidato idóneo para aplicar una prueba rápida, una prueba rápida negativa en una persona sin síntomas no es garantía de que esa persona no esté en un proceso de incubación o en un periodo presintomático”, pronunció la directora estatal.

Al respecto, el empresario destacó que continuará la planeación del evento para el próximo sábado, estimando contar con un aforo de 50 personas, acorde con las restricciones previstas en el Escenario B.

“Ellos tienen sus medidas y sus procesos, es claro entender su declaración, no es una pelea o un tema de contradicción, lo que queremos buscar es como sí, independientemente para el escenario B, C, A, el que siga, es que tengamos la certeza de que la gente que está dentro está bien. Hemos entendido que el tema de bares y discotecas son sistemas muy diferentes a los que se llevan en los restaurantes, porque en los restaurantes la gente está sentada y en una mesa y en los bares la gente está parada, bailando y es eufórica, vamos a buscar que la gente cambie la idea de que está en un lugar seguro y que cuando menos tenga una prueba”, declaró.

Gestionan encuentro

El empresario refirió que no buscan un desacuerdo con las autoridades, por lo que gestionarán un encuentro para conocer a detalle el punto de vista de los especialistas; no obstante, instó a que se generen alternativas para este sector, el cual, dijo, estuvo cerrado por casi 11 meses de manera intermitente.

“Esto es una prueba y error si no funciona cambiamos y busquemos otro procedimiento para que funcione. Las pruebas que conseguimos están avaladas por Cofepris y son pruebas válidas, no queremos llevar una contradicción.  No lo hacemos por querer abrir, llevamos 11 meses cerrados, tengan empatía con nosotros para ver cómo podemos abrir”, expuso.

Entre los negocios asociados sumaron recursos para adquirir la centena de pruebas rápidas, que representaron un costo de cerca de 40,000 pesos.

En tanto, los empresarios del giro buscarán solicitar a las autoridades estatales una ampliación de horario de cierre, a las 02:00 horas.

En el Escenario B los centros nocturnos, casinos, cantinas y bares operan con un horario de cierre de las 22:00 horas, con 30% de ocupación; también deberán apegarse al horario para la venta de bebidas alcohólicas: en envase cerrado o para consumo en el sitio (de acuerdo con la licencia correspondiente), hasta las 22:00 horas de lunes a sábado, los domingos hasta las 18:00 horas.

estados@eleconomista.mx