Querétaro, Qro. Establecimientos que operan con giros de centros nocturnos pasan por una crisis económica que dejó cerca de 11 meses que estuvieron cerrados de manera intermitente, a lo que se suma la baja capacidad de recuperación que se visualiza en el Escenario B.

De los 8,000 empleos que generan los 144 negocios incorporados a la Asociación de Empresarios y Trabajadores de Discotecas, Bares y Entretenimiento de Querétaro, se estima que apenas 25% inicien labores en este escenario.

El presidente de la asociación, Emilio Lugo, expuso que frente al reinicio de actividades en el Escenario B, los asociados acumulan deudas por al menos 300 millones de pesos, entre adeudos a proveedores, pagos de renta y nóminas.

“Es un avance para muchos (el Escenario B), para cantinas y bares que trabajan con alimentos, ya es una mejora, estamos viendo la luz en el camino, pero todavía no es un tema que nos beneficie. El horario de las diez no beneficia, la gente no llega, tendríamos muy limitado el tema, vamos a buscar la ampliación de horario (...) Nosotros somos la vida nocturna, hicimos una evaluación de que no nos conviene este horario, no es factible para nosotros, estamos en un poco de incertidumbre en la entrada”, pronunció.

Entre los establecimientos socios, se estima que diez negocios más abran durante este fin de semana, planteando una apertura gradual, en espera de que pueda haber una extensión en la hora de cierre.

“La gente entre semana trabaja en un horario de hasta las 7 u 8 de la noche, ya sería difícil llegar a un establecimiento como un bar o una discoteca, sería más fácil irte a cenar que a bailar por dos horas. Ahora lo que buscamos es un ingreso para esta economía que nos trae golpeados”, declaró Emilio Lugo.

La prioridad de los negocios será contar con ingresos para saldar pasivos, previendo que tarden al menos un año en terminar con estos compromisos.

“Nos genera un respiro. (...) Nosotros seguimos en crisis. Nosotros vamos a pagar deudas durante todo el año, mientras sigamos abiertos y no nos cierren. Trataremos de abrir desde el jueves o más días, pero el horario de operación de los antros era de fin de semana. Todo el año seguiremos trabajando con deuda y en un tema de crisis. Este año será de reactivación y de pagos, no vemos entrada de utilidad”, apuntó.

Cambio de operaciones

En el Escenario B los centros nocturnos, casinos, cantinas y bares operan con un horario de cierre de las 22:00 horas, con 30% de ocupación.

Estos establecimientos también deberán apegarse al horario para la venta de bebidas alcohólicas: en envase cerrado o para consumo en el sitio (de acuerdo con la licencia correspondiente), hasta las 22:00 horas de lunes a sábado, los domingos hasta las 18:00 horas.

estados@eleconomista.mx