Cancún, QR. El enlace territorial del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) para el Tren Maya, Pablo Careaga Córdova, aseguró que no se construirá la vía férrea sin antes haber liquidado la deuda con los ejidos que están pendientes de ser indemnizados por administraciones federales pasadas, tras la expropiación de tierras para la construcción de la carretera que enlaza el sur con el norte del estado.

El funcionario dijo que las entidades encargadas de retomar el proceso de indemnizaciones son la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin), las cuales tienen la encomienda de solucionar este tema a la brevedad, para que no interfiera con el proyecto férreo.

“Estamos resolviendo los temas pendientes, sobre todo los predios que no se indemnizaron. Si no lo resolvemos no nos vamos a poder ganar la confianza de los ejidos”, explicó.

Ante ello, han iniciado los acercamientos con los ejidos para conocer las demandas y las problemáticas, muchas de las cuales datan de hace 11 años o más, es decir, no sólo de la administración anterior, sino de prácticamente dos sexenios atrás.

“Existe un cierto grado de resistencia y una exigencia de que les resuelvan el tema pendiente. Y para ellos el responsable es el gobierno federal, no les importa si ésta o la anterior administración, simplemente el gobierno federal.

“Hemos sido muy claros con ellos y les hemos comunicado que el presidente nos pidió que el asunto se resuelva de manera justa y lo más rápido posible, por eso estamos metiéndonos a fondo para conocer el estatus de todos los casos”, afirmó.

Litigios

Algunos ejidos fueron indemnizados con cantidades muy por debajo de lo que se les pagó a otros ejidatarios, lo cual motivó que se interpusieran nuevos litigios. Otros son deudas que incluso datan de hace más de 15 años, es decir, aunque todos los conflictos son por la expropiación de tierras para la construcción de la carretera Cancún-Chetumal, las condiciones son distintas en cada uno de los ejidos afectados.

Entre los ejidos afectados se encuentran Chacchoben, Los Divorciados, Profesor Graciano Sánchez, Felipe Carrillo Puerto, Xmabén y anexos y Chunyaxché y anexos, todos en la zona sur de Quintana Roo.

Careaga Córdova explicó que si bien 95% de las tierras por donde cruzará la vía férrea son propiedad del gobierno federal y cuentan ya con derecho de vía, el Tren Maya sí requerirá una amplia reserva territorial para el establecimiento de las 15 estaciones y los correspondientes polos de desarrollo que se planean detonar en torno a dichas estaciones.

Aunque las indemnizaciones pendientes son un tema muy distinto al Tren Maya, insistió en que para el buen desarrollo de proyecto férreo es indispensable resolver satisfactoriamente los litigios a favor de los ejidos, porque toda la parte del ordenamiento urbano y territorial que se pretende llevar a cabo junto con el tren necesitará de la integración de tierras a través del fideicomiso de inversión y bienes raíces, mejor conocido como fibra.

“Los sitios donde se vaya a colocar las estaciones del tren dependerán en mucho de los acuerdos a los que se lleguen con los ejidos. Se debe entender que no habrá expropiaciones, sino pago de utilidades o rentas a través del fideicomiso o fibra, en función de las aportaciones que se hagan en tierra o en capital para el proyecto”, explicó.

[email protected]