A nivel nacional, el valor de producción manufacturera registró un comienzo desalentador al inicio de este año, aunque Aguascalientes fue el único estado que trazó una dinámica distinta.

En los primeros dos meses del 2018, la industria manufacturera del país cayó 4.0% a tasa anual real, el peor resultado, para un mismo periodo de comparación, desde el 2009, cuando se presentó una disminución de 15.3%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al comparar las variaciones anuales reales de la manufactura de las entidades de la República Mexicana durante el primer bimestre del 2017 y del año en curso, resulta que únicamente Aguascalientes trazó una tendencia de aceleración (de 6.2 a 19.0 por ciento).

De los otros nueve estados que exhibieron incrementos este 2018, seis perdieron  ritmo (San Luis Potosí, Baja California Sur, Quintana Roo, Estado de México, Yucatán y Puebla) y tres mostraron retrocesos en el 2017, por lo que tienen una base de comparación baja (Zacatecas, Colima y Sonora).

En 21 territorios la industria manufacturera se redujo este año con previa tasa positiva, y sólo la capital de país continuó con cifras negativas.

“Aguascalientes es una entidad que ha tomado como un modelo importante la manufactura, tiene una mano de obra que cada vez es más especializada y puede competir de forma importante en los mercados”, explicó Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Agregó que este territorio obtiene beneficios de una moneda nacional débil y mano de obra barata, que favorece a las exportaciones, porque se vende en dólares y los insumos son en pesos, cuyo modelo se vuelve eficiente.

El resultado positivo de Aguascalientes provino principalmente del crecimiento de 25.6% de la fabricación de equipo de transporte, subsector que aportó 84.0% del valor total. También aumentaron  prendas de vestir (76.9%); fabricación de equipo de computación, comunicación y otros equipos componentes y accesorios electrónicos (72.8%); maquinaria y equipo (48.0%); muebles, colchones y persianas (11.9%), e industria de la madera (2.1 por ciento).

Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, dijo que el estado del Bajío está impulsado básicamente por el sector automotriz, que ha mostrado variaciones de doble dígito, además de una constante inyección de capital y tecnologías adecuadas para el desarrollo productivo.

Aguascalientes es una entidad que ha sido bastante atractiva para la inversión extranjera,  más la complementación de capital nacional, por su conectividad terrestre que tiene hacia los puertos de exportación en el Pacífico y el norte del país y por un mercado laboral muy estable con puestos de trabajo bien remunerados, acotó Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey.

Según información de la Secretaría de Economía, el estado captó 1,617.9 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa en los dos últimos años, monto del cual 49.3% se dirigió a fabricación de autopartes y 29.3% a fabricación de automóviles.

Sobre el descenso nacional de 4.0% a tasa anual real en el primer bimestre del año, Tenorio Aguilar afirmó que son meses cíclicos de bajo consumo, por lo que en la siguiente fase de la cadena de distribución, la comercialización, las empresas en el primer trimestre tardan en reabastecer inventarios, “se debilita en esos meses debido al  gran consumo que se hizo en noviembre y diciembre.

“A pesar de que el comportamiento beneficioso del sector externo se ha mantenido a lo largo de este año y finales del anterior, no ha sido suficiente para compensar los malos resultados en otras entidades que no están relacionadas al comercio exterior (...) la falta de incentivos a nivel nacional provoca que la manufactura mantenga un ritmo a la baja”, señaló el coordinador del CIEN.

Ranking

En el periodo enero-febrero del presente año, los mayores aumentos anuales en el valor de producción manufacturera, en términos reales, se observaron en San Luis Potosí (29.8%), Zacatecas (22.3%) y Aguascalientes (19.0 por ciento).

“Son estados que han apostado más por un modelo de manufactura en el que cada vez su mano de obra es más especializada, por lo que han capacitado a la población y esto se ve reflejado en un crecimiento importante en estas actividades”, expresó el analista del CIEP.

En San Luis y Aguascalientes el impulso fue consecuencia del sector automotriz, particularmente de las exportaciones, mientras en Zacatecas su base de comparación del 2017 es significativamente menor, permitiendo que cualquier incremento refleje una condición favorable, precisó Magaña Rodríguez.

En relación a los desplomes manufactureros más pronunciados en Tamaulipas (21.7%), Oaxaca (20.0%), Tabasco (19.6%), Guanajuato (16.9%) y Veracruz (14.9%), subrayó que la inseguridad en la logística terrestre ha desincentivado la inversión industrial.

En el caso de Tamaulipas, manifestó, se debe a problemas internos que ha tenido la entidad, particularmente la falta de seguridad, lo cual ha provocado que incluso varias empresas hayan retirado capital de esta zona, que se traduce en un decrecimiento en manufactura.

Meléndez Aguilar expuso que Tabasco se está reincorporando al modelo petrolero, que se ubica en una situación de rezago por los bajos precios del crudo y la disminución de la producción de hidrocarburos, y Oaxaca continúa un modelo rural importante, con un sector agropecuario dinámico, es decir, han preferido una estructura agropecuaria rentable que la manufactura de diversificación.

Motores

Las cinco entidades con la mayor aportación en el valor de la industria manufacturera fueron el Estado de México (13.0%), Nuevo León (11.2%), Coahuila (10.1%), Guanajuato (9.7%) y Jalisco (6.5%), grupo del cual sólo el territorio mexiquense mostró un ascenso anual real en el primer bimestre del 2018, de 2.4%, aunque menor que la tasa del mismo lapso del 2017, de 11.1 por ciento.

Dicha tendencia de desaceleración ocurrió por la pérdida de ritmo en fabricación de equipo de transporte y las disminuciones en las industrias alimentaria, química y del plástico y hule, que en conjunto suman 71.1% del total de la entidad.

Guanajuato ha venido manifestando un desarrollo importante por el sector automotriz, pero es complicado que la tasa de crecimiento se mantenga sostenida durante varios periodos, “parece que está reflejando un ajuste, pero seguramente será temporal”, manifestó el coordinador del CIEN.

En esta entidad sobresalen las contracciones durante los primeros dos meses del año en curso en equipo de transporte (26.0%); productos metálicos (21.4%); curtido y acabado de cuero y piel  (6.0%); plástico y hule (5.3%); química (1.6%), e industria alimentaria (0.5 por ciento).

[email protected]