Querétaro, Qro.  Las actividades secundarias de Querétaro muestran un bajo desempeño en su actividad productiva, tras hilar cuatro trimestres con decrecimiento.

Durante el primer trimestre del 2020, las actividades secundarias reportaron una caída de 8% en la variación porcentual anual, de acuerdo con el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE).

Al primer resultado de 2020, le anteceden tres trimestres con descensos; mientras en el primer trimestre del 2019 tuvo una variación positiva de 4.3%, en el segundo trimestre de ese año tuvo una caída de 2.0%,  en el tercer trimestre de 3.6% y  en el cuarto trimestre del año anterior de 2.4%, acumulando una variación anual negativa de (-0.9%) en el 2019, de acuerdo con los registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).  

A los resultados de las actividades secundarias en el primer trimestre del año, se suma el detenimiento y la caída en el valor de producción de la industria manufacturera del estado, siendo uno de los principales componentes del sector secundario estatal.

Durante el periodo enero-mayo del año en curso, el valor de producción de los productos elaborados en la industria manufacturera reportaron una caída de 15.4% en comparación con el mismo periodo del año anterior, de acuerdo con registros de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM).

Los meses de abril y mayo reportan los valores mensuales más bajos de enero a mayo, siendo los meses donde más se apreció el impacto de la pandemia de Covid-19, lo cual generó un estancamiento en actividades productivas del estado.

A estos indicadores se suman los efectos económicos que ha dejado la emergencia sanitaria en las unidades económicas, entre ellas, las firmas industriales. De acuerdo con el presidente delegacional de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Jorge Rivadeneyra Díaz, de 5 a 15% de las empresas del ramo están en riesgo de caer en quiebra, por lo que se busca generar esquemas de apoyo empresarial para incidir en la recuperación de las compañías que se encuentran en estas condiciones.

En algunos casos, firmas con mayor capacidad económica han hecho pedidos a las empresas que están en riesgo de cierre.

El industrial destacó que la recuperación económica del país demanda programas más agresivos, como los generados en Estados Unidos y Alemania.

Baja ritmo de crecimiento económico

La actividad económica del estado arrancó el año con una caída de 4.1% anual, en el primer trimestre, situándose como la séptima entidad con la caída más pronunciada del país y el referente más bajo desde el segundo trimestre del 2009 (-5%)  y por ende es el segundo reporte más bajo entre los registros de la variación porcentual anual desde los reportes históricos del 2004, de acuerdo con el ITAEE.

Este decrecimiento está sustentado en el descenso de las actividades secundarias –las cuales representa uno de los pilares de la economía estatal– y que reportaron una variación anual negativa de 8%  respecto al mismo periodo del año anterior. En las  actividades secundarias, el estado se situó en la posición 11 entre las entidades con mayor descenso.

Mientras que las actividades primarias reportaron una caída de 3.7% en comparación con el mismo lapso del 2019, ubicándose como la sexta entidad con la caída más significativa en este segmento. Las actividades terciarias reportaron una variación a la baja de 1.1%, situándose en la posición 13 entre los estados con menor desempeño.

La actividad económica del estado tiene una alta dependencia de las actividades industriales, de comercio y servicio,  al ser los soportes de la actividad productiva local; aunado a  encontrarse entre los sectores más impactados por los efectos de la pandemia; entre otros elementos, por el impacto global que la contingencia ha generado en las cadenas de valor  de las regiones del mundo donde comenzó a presentarse la pandemia.

[email protected]

kg