Puebla, Pue. En el primer semestre del presente año, 350 negocios del Centro Histórico bajaron cortina, debido a las bajas ventas, invasión del ambulantaje, inseguridad y extorsión de inspectores de Normatividad Comercial, acusaron el Consejo de Comerciantes del Centro Histórico y la Cámara Nacional de Comercio (Canaco).

En reunión con cinco regidores del partido Morena del ayuntamiento de Puebla, los representantes de al menos 1,000 establecimientos en la zona, expusieron el panorama negativo en que están funcionando, sin que la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, tenga un plan para resolver la problemática.

José Juan Ayala Vázquez, presidente del consejo de comerciantes, dijo que los negocios que han cerrado son restaurantes, tiendas de ropa y zapatos, afectados por la presencia de puestos ambulantes de su giro y robos de mercancía o a clientes.

Mencionó que en esas circunstancias resultó para los pequeños empresarios subsistir, cuando ven la falta de respuesta de las autoridades municipales, desde que entró en octubre de 2018.

Indicó que el gobierno municipal afirma que el ambulantaje se ha reducido en el Centro Histórico, “pero quienes estamos en la zona tenemos otra percepción, ya que vemos incrementos sobre todo de viernes a domingo”.

Los 350 negocios que cerraron hicieron esfuerzos por mantener sus operaciones, pero no pudieron al tener ventas por debajo del 60%, lo que complicó pagar rentar y personal.

Exigen “moches” a pequeños negocios

Rafael Herrera Vélez, presidente de la Canaco, comentó que se ha vuelto recurrente que inspectores estén atosigando a los negocios pequeños para obtener dinero a cambio de no aplicar multas hasta de 20,000 pesos por anomalías “insignificantes”.

Indicó que esa práctica la han venido denunciando ante el ayuntamiento, pero no ven respuesta de la Secretaría de Gobernación que tiene a su cargo el área de Normatividad Comercial.

Comentó que los dueños de los establecimientos que son víctimas de esas extorsionen llegan a ceder y entregan hasta 600 pesos en efectivo a los inspectores para evitar en el momento la multa, “lo cual hemos pedido que no paguen, pero por miedo terminando dando ese moche”.

Ante ello, el coordinador de regidores de Morena, Edson Cortés Contreras, anunció el lanzamiento de una campaña llamada Puebla, Libre de Moches, que pretende frenar los cobros indebidos de inspectores.

Dijo que a la semana son reportados 20 casos de cobros excesivos en multas para exigir a cambio algún pago fuera de la ley.

Mediante una calcomanía que pegarán en los aparadores de los negocios, los dueños pueden reportar alguna anomalía de inmediato cuando haya un intento de extorsión por algún funcionario municipal para que se dé seguimiento a la denuncia.