Puebla, Pue. Un centenar de multas que ascienden a más de 20 millones de pesos ha aplicado de enero a marzo la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial del ayuntamiento de Puebla en contra de comercios y restaurantes, denunció el líder de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Rafael Herrera Vélez.

Calificó esas sanciones como “absurdas”, por ejemplo que un restaurante carece de nombre y de un reloj o porque en los estacionamientos los trabajadores no cuentan con gafete o el uniforme correspondientes.

Cuestionó que la administración de Claudia Rivera Vivanco, castigue a los negocios formales, los cuales, tienen una antigüedad de entre 10 y más de 30 años, mientras que a los vendedores informales no les haga algo por retirarlos del Centro Histórico.

Herrera Vélez detalló que tan solo a inicio del presente año la Comuna obtuvo más de medio millón de pesos por concepto de clausuras en negocios ubicados en diversas colonias con actividad comercial.

En tanto, la presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez calificó como un “acoso” que está cometiendo el personal de Normatividad comercial, quienes todavía se jactan de decirles a los negocios sancionados que tienen que cumplir con una cierta cuota de multas, cuya tarifa mínima es de 9,000 pesos.

Mencionó que algunos de sus representados que han sido sancionados están molestos por la forma en que son tratados por la autoridad municipal que no les da ni oportunidad de corregir las fallas o solo hacerles un solo llamado de atención, “sino que ya directamente llegan a clausurar o multar”.

Consideró que el actuar contra los restaurantes solo inhibe que inviertan en sus negocios en el corto plazo y, con ello, se dejen de generar empleos.

Dijo que han pedido a las autoridades una audiencia para manifestar la inconformidad sobre el actuar de los inspectores de vía pública, ya que son recurrentes las quejas y no hay respuesta para que corrijan sus acciones los funcionarios municipales.

Indicó que se trata de empresas pequeñas y medianas a las cuales se afecta, mientras que en el caso de los informales en el Centro Histórico se les tolera hasta que vendan piratería en las calles.

Dijo que los organismos empresariales hacen un llamado de diálogo a la alcaldesa poblana para resolver este problema que afecta económicamente a los negocios sin justificación.